La Montaña de Siete Colores de Vinicunca, ubicada en la comunidad de Pitumarca, cerca al Ausangate, en Cusco, viene sufriendo daños por el descontrol y afluencia de visitantes que hay en la zona. Así lo denunció Arturo Bullard, de Travel & Nature Photography, en un su cuenta de la red social Facebook.

Hace unos días apareció una pinta en un lado de la montaña, en esta decía CUSIPATA. Al parecer la pinta es el resultado de la disputa, del dominio turístico de la zona, entre las comunidades de Pitumarca, quienes tienen el control y Cusipata, quienes reclaman parte de los ingresos por el turismo.

Otro problema que afronta es que ya están en el ojo de mineros informales.

La Montaña de siete Colores es uno de los lugares mas bellos del Perú. Se encuentra en la cordillera del Vilcanota y su llamativa coloración natural se debe a la presencia de piedras y minerales sedimentados gracias a la erosión del viento y el agua.

 

Yura

Edición digita