Cercado. Don Eloy Vera Neyra se ha propuesto erradicar a todos los jóvenes que se acercan al monasterio de Santa Catalina para atrapar “pokémones”.
“Dejen de masturbarse mentalmente, vayan a estudiar”, les reclama. Algunos se alejan en silencio pero sin despegar la vista de sus teléfonos celulares, otros hasta le insultan.
Hace tres años por poco gana el concurso nacional de “El peruano más amable” gracias a su carisma y simpatía para dirigir el tránsito vehicular en dicha zona, y apoyar a los peatones, sean arequipeños o extranjeros.
Pero desde que aparecieron los cazadores de pokémones, a veces deja de sonreír. “Ya casi les he ganado la batalla”, afirma.

¿Dónde están los jóvenes que juegan Pokémon?
Quedó el 1%, el 99% está en otra parte, aquí ya no.
¿A dónde los envió?
Seguro están por allí, jorobando, el problema es que no tengo apoyo de la PNP.
¿Alguien que patrulle?
Sí.
¿Pero cuál es el problema de que jueguen aquí?
Son muchos problemas, mire ahora dónde pongo mi pie, estoy pisando el muro, ensuciándolo, y el monasterio es patrimonio cultural de la humanidad.
¿Cree que tienen problemas psicológicos?
Par ellos es una moda, pero incomoda a los transeúntes que van caminando…

(De pronto, una señora con bebé en brazos necesita cruzar. “A ver, señora, por aquí, ¡síganme los buenos!”, le dice. Mientras que a otra dama que camina por la pista le indica “¡Mamita, por favor, suba a la vereda, hay espacio todavía, sí cabe usted, no me vaya a abollar los carros!”. La mujer se corrige y ríe ante la ocurrencia).

Ocurre que estos muchachos no respetan el patrimonio del mundo y generan desorden; ponen en riesgo a los peatones, la vereda queda ocupada por ellos y los demás tienen que caminar por la pista, y puede haber un accidente.
El otro día le oí decirles que dejaran de masturbarse mentalmente, ¿sigue pensando que eso hacen al jugar Pokémon?
Sí, eso ocurre. Cuando algo es demasiado es dañino, si es mesurado no hay problema. Pero desde ya hay que adelantarles a lo que pueden llegar, aquí tienen una vigilancia mía, pero van a otro lugar ¿y quién los ve? Van a seguir degradando su mente.
¿Se causan daño mental?
Sí, y sus padres creen que están en la universidad, porque no tienen cara de ser de colegio, son de universidad, el papá tiene que pagar pensión, pero es el último en enterarse que no van a la universidad.
Les pide que se vayan pero cuando Ud. no está, ellos vuelven.
Ahora he bajado un poquito la guardia, y solo me encargo de la puerta.
Ahora mismo están escondidos en las puertas
Sí, se esconden donde no los veo yo.
¿Quiere erradicarlos?
Sí, y también orientarlos.
¿Qué deberían hacer?
Estudiar, ayudar en la casa. Yo cuando estaba en esa edad tenía que lavar mi platito, mi tacita, lavar mi ropa. ¿Es culpa de los padres?
La mayor parte de los papás son machistas.
¿Hay que llamarles la atención a los padres?
Indirectamente, porque es falta de control.
Y se gastan las pensiones,
El papá paga puntual, y no sabe que vienen aquí a perder el tiempo.
¿Alguno le contestó?
Sí, me dicen que ya se van, que es un rato nomás, y a veces insultan.
¿Qué le han dicho?
Groserías. Pero yo les digo: gracias, no pensé que apellidabas así, y se quedan callados, pujan para adentro. Otros se agachan y se van.
¿Son hombres y mujeres?
Sí, de todo hay en la viña del Señor, el 85% son varones.
Y ya los está venciendo.
Pero se van a otros sitios a seguir jorobando.
¿Cuánto tiempo fue policía de tránsito?
El tiempo es de 30 años, pero me quedé 37 años y 3 meses; hice 7 años y 3 meses de forma voluntaria, con el fin de seguir enseñando con el ejemplo.
¿Aprendieron?
Mi error fue no ponerles un algodón en la otra oreja. ¿Qué error cometen hoy los policías de tránsito?
Descuidar la seguridad de los peatones y de los pasajeros. Yo aquí me los cuido porque en la casa me los esperan sus familiares. Los policías deben ser amigos.
Pero no lo son.
No pues, parecen el enemigo; y muchos están con el amor a la coima, están cazando papeletas, a la caza de errores, y eso no sirve para ser policías.

inmobiliaria

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad