Alto Selva Alegre. Funcionarios del Municipio Distrital de Alto Selva Alegre (A.S.A.) cancelaron una deuda por servicios de agua potable a la empresa Sedapar pero con recursos del canon minero. El alcalde del distrito, Omar Candia Aguilar, intentó justificar dicho pago (ver entrevista) a pesar que los fondos provenientes por canon minero deben ser destinados exclusivamente en gastos de inversión, según la Ley Nº 27506.
Sedapar pasó a cobranza prejudicial un consumo de agua potable y alcantarillado producido en el centro cívico de Alto Selva Alegre (avenida España 310) que le pertenece a la Asociación Obrera del distrito.
El consumo se realizó en dicho inmueble, entre el 1 de enero del 1996 y el 31 de diciembre del 2003, cuando allí se instalaron las oficinas de la Municipalidad Distrital de Alto Selva Alegre.
Ese local fue cedido a la comuna por los directivos de la asociación, cuando Lucio Candia Ramírez (tío de Omar Candia) era alcalde del distrito (1996-2002).
Por ello, la empresa de saneamiento exigió el pago a la comuna altoselvalegrina por S/ 9 mil 350.00, monto que incluía el consumo más los intereses, tras determinarse que tenía una morosidad en el pago de 68 meses.
Cuando Antonio Gamero asumió la alcaldía del distrito, en el 2003, dejaron dicho local pero no pagaron la deuda.

Alcalde de Alto Selva Alegre, Omar Candia Aguilar.

Alcalde de Alto Selva Alegre, Omar Candia Aguilar.

Con el memorando 539-2012 (10 de julio del 2012) el gerente municipal de A.S.A., Daniel Gómez Benavente, ordena al subgerente de Logística, Juan Lipe Lizárraga, que verifique dicha deuda “y de ser el caso, se realice el pago de la deuda”, indica el documento.
El 3 de agosto del mismo año, Lipe contesta a Gómez mediante un informe, que tras gestiones realizadas por el trabajador acreditado ante Sedapar, Alejandro Huallpa Cruz, la deuda con Sedapar se redujo a S/ 3 mil 641.61, pero solo “si se realiza el pago en los próximos días”. Sedapar aceptó olvidar el pago de los intereses.
Luego se emitió la orden de servicio Nº 1189 para el “pago de la deuda del servicio de agua potable del centro cívico” con fecha 8 de agosto del 2012, que fue visada por todos los despachos. Días después se emitió el cheque Nº 69298432, de la cuenta de la comuna, en el Banco de la Nación, a favor de Sedapar, por el monto de S/ 3 mil 641.61.
Sin embargo, funcionarios de la sede en Arequipa de la Contraloría General de la República detectaron que dicho pago se habría realizado con dinero del canon minero.

En el trámite de pago, Lipe solicitó a María Antonieta Torres Espejo, subgerente de Planificación y Presupuesto de la comuna, que le informe sobre la disponibilidad del dinero para el pago de la deuda con Sedapar.
Mediante el “memorando de disponibilidad Nº 01647-2012”, Torres le respondió que se cuenta con disponibilidad de la partida presupuestal correspondiente al canon minero.
En la Contraloría están por concluir el informe de la acción de control sobre este presunto mal uso del recurso de canon minero, del cual ya existen antecedentes en dicha comuna.
El alcalde Omar Candia sugirió que de comprobarse ese pago de agua con recursos del canon, “podría pasar como mantenimiento”.
Efectivamente, la ley del canon regula que dichos recursos económicos pueden ser usados en proyectos de inversión, elaboración de expedientes técnicos y en mantenimiento.
El investigador del centro de gobierno “José Luis Bustamante y Rivero” de la UCSP, Gonzalo Banda Lazarte, opinó que el canon “tiene un candado” y no puede usarse en gasto corriente.
“Y se entiende que el mantenimiento que indica la norma es precisamente para el mantenimiento de las obras realizadas con recursos del canon”. En los siguientes días, los funcionarios de la Contraloría completarán esta acción de control.

Texto: Christian D. García Puma
cgarcia@editoramultimedios.pe

El Abasto

Edición digita

Yoga
Anuncia aqui
Via Whatsaap