Miraflores. En la gestión del actual alcalde distrital de Miraflores, Germán Torres Chambi, aparecen serios indicios de sobrevaloración en las compras directas de bienes.
Para atender a diversos escolares que a principios del año 2015 visitaron la sede municipal ubicada frente a la plaza Mayta Cápac, la comuna dispuso hacer compras de productos.
Como parte del programa “Munakuyky”, los estudiantes conocían las instalaciones de la sede edil, y al término de la visita, recibían un globo y una mandarina.
No obstante, según la orden de compra Nº 0314, del 13 de abril del 2015, pagaron S/ 1.30 por cada mandarina adquirida a la empresa LUSONY Servicios Múltiples EIRL.
Dicha empresa le vendió además de globos y paliglobos (cuyos precios también son cuestionados), un total de 500 mandarinas, que según el precio indicado por unidad, hicieron un monto de S/ 650.
Por todos los productos vendidos, LUSONY giró una factura por S/1,300 que fue cancelada el 30 de junio del 2015 por el área de tesorería de la comuna.

El gerente municipal de Miraflores, Roberto Aguilar Parqui, minimizó los cuestionamientos, alegando que el proceso se hizo conforme a ley, aun cuando reconoció que no lo había revisado.
Tras explicar que a solicitud del área usuaria, el pedido de adquisiciones llega a la gerencia municipal, y luego se deriva a la gerencia de administración. Tras el visto bueno de ambos despachos, se entrega al área de logística, que es en donde, tras las cotizaciones respectivas, proceden a la compra de los bienes requeridos.

Gerente Roberto Aguilar Parqui.

Gerente Roberto Aguilar Parqui.

“En este caso, el área que solicitó la compra de la fruta fue la de seguridad ciudadana”, indicó Aguilar, y precisó que por el monto, menor a 1 UIT (S/ 3,950), no eran necesarias 2 cotizaciones.
“Esta es una compra directa, con una cotización era suficiente, no hay norma que señale lo contrario”, dijo.
Consultado sobre el precio elevado por cada mandarina, Aguilar justificó las acciones del municipio con el hecho de que el proveedor debe entregar factura, estar en el RNP (Registro Nacional de Proveedores) y esperar entre 15 días hasta 3 meses para el pago.
“Todo eso encarece el costo de los bienes, el precio está bien para mí, aparentemente no hay nada malo”, enfatizó el funcionario.
“No he revisado el expediente pero la administradora me dice que todo está conforme, no veo irregularidades”, remarcó Aguilar.
Por su parte, la gerente de administración de la comuna, Vanessa Dávila Borda, dijo que se hicieron 2 cotizaciones, y que ellos eligieron la mejor opción.
Según Dávila, la entrega de la fruta se hizo en distintos días. “El proveedor debe mostrar los documentos que se indican, el RNP, facturas; y todo eso eleva un poquito el precio”, agregó.

La compra a LUSONY, cuya propietaria es Sonia Yolanda Chirinos García, no fue la única. Existe otra factura cancelada por la comuna, a favor de “Joselito”, que le pertenece a José Alfredo Manrique Chipana.
“Joselito” también le vendió mandarinas a la comuna miraflorina, pero a S/ 1.20 cada una.
El total de 320 frutos adquiridos a esta empresa, que significó un desembolso de S/ 390, fueron entregados al colegio Augusto Salazar Bondy.
Pero en una consulta en línea al RNP de la OSCE (Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado), ambas empresas, LUSONY y “Joselito” tienen registros caducos.
Estas no serían las únicas compras efectuadas por la comuna miraflorina con precios distintos a los ofrecidos por diversas empresas en la ciudad.
Es el caso de la mandarina tipo “escándalo”, que en un supermercado de la calle Emmel en Yanahuara tiene el valor de S/ 0.17 cada una, precio que no varía si es que se solicita una factura por la adquisición.
Finalmente, el gerente municipal Aguilar Parqui ofreció evaluar mejor el expediente de estas compras directas. “Vamos a investigar, vamos a verificar; y si se tiene que sancionar, se sancionará”, indicó.

 

Texto: Christian D. García Puma
cgarcia@editoramultimedios.pe

inmobiliaria
fleming

Edición digita

Publicidad