El magnate Donald Trump revocará la reapertura de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba si gana la presidencia en las elecciones de noviembre. El candidato republicano defendió que sólo mantendría la política exterior actual si La Habana “cumple con nuestras demandas de libertad religiosa y política para todos los cubanos”.
“El próximo presidente puede cambiar esa política y eso es lo que voy a hacer salvo que el régimen de Castro esté a la altura de nuestras demandas”, aseguró Trump durante un discurso en Miami. El aspirante se encuentra en la ciudad de Florida donde reside una mayor población de inmigrantes de origen cubano y allí intenta consolidar sus opciones de vencer en el Estado, considerado clave para llegar a la Casa Blanca, informa El País.
“Con cada una de nuestras políticas vamos a dar oportunidades, prosperidad y seguridad a todos los estadounidenses”, dijo el candidato republicano. “Y también vamos a apoyar al pueblo cubano en su lucha contra la opresión comunista. El pacto de Obama solo beneficia al régimen Castro”.

fleming

Edición digita

Publicidad