San Antón. Mediante la coordinación entre las autoridades del distrito de San Antón se intervino a los establecimientos como restaurantes, boticas, emporios, hospedajes y vianderas con finalidad de velar por la salud de los consumidores.

En la intervención estuvieron presentes los representantes de la Dirección General de Salud de Azángaro, y autoridades locales. Se encontraron carnes rojas no aptas para consumo humano, además se decomisó utensilios y otros enseres en mal estado en los resturantes.

Algunos productos estaban vencidos. El doctor Oscar Salas indicó que el 90% de los intervenidos no presentaron carnet de sanidad y licencia de funcionamiento, por lo que en la próxima visita serán multados de acuerdo a las disposiciones de la municipalidad. En tanto, se realizará una capacitación para los comerciantes de manipulación de alimentos.

Edición digita

Yoga
Anuncia aqui
Via Whatsaap