El alcalde de Chala, Bruno Salinas, se disculpó con la gobernadora Yamila Osorio, tras el incidente violento que se registró el pasado 15 de setiembre, durante la colocación de la primera piedra.
El burgomaestre, argumentó que su reacción se debió a que “me sentí ignorado por ser el anfitrión y ni siquiera me invitaron al estrado”.
Salinas culpó directamente al alcalde de Caravelí, Santiago Neyra, de incitar las discrepancias, ya que en su distrito el Gobierno Regional ni provincial han invertido un sol.
“Pido disculpas a Yamila Osorio por mi actuar. Disculpas de forma pero no de fondo. Reaccioné mal”, sostuvo.

Yura

Edición digita