Cerro Colorado. La fiesta en honor al Señor de la Exaltación, que debía realizarse desde el mediodía en el Club Departamental Apurímac de Cerro Colorado, fue clausurada por el Área de Fiscalización del municipio cerreño porque no tenía permiso. Estuvieron acompañados de serenos y policías del distrito.
En el local había alrededor de 20 personas. Muchos pidieron que no se censure la festividad arguyendo que era un festejo en honor al Señor que veneran en su región natal.
Pese a los ruegos, los funcionarios aplicaron la ordenanza municipal Nº 410 – MDCC que prohíbe y regula los eventos en la vía pública y locales privados. El responsable de Fiscalización, Ángel Huarancallo Jiménez, les estepó que no cumplieron con los requisitos que les exige la norma.
Al lugar llegó el fiscal de Prevención del Delito, Gino Valdivia, quien exhortó a los pobladores para que desistieran de realizar la fiesta porque podrían incurrir en el delito de “desobediencia a la autoridad”.
Sin embargo, el fiscal aceptó que realicen la misa y compartan el almuerzo de confraternidad que habían alistado. Pero les prohibió consumir bebidas alcohólicas y que se presenten grupos musicales.

ESTÁN CONFUNDIENDO
El alcalde distrital, Manuel Vera, advirtió que los organizadores de eventos bailables pretenden confundir a las autoridades “disfrazando” fiestas populares como actividades religiosas. “No estamos prohibiendo que se hagan las festividades, pero allí no se puede vender licor ni presentar artistas; vamos a tener mano dura para que se cumpla la ordenanza”, aseveró.
En el Club Departamental Apurímac, el pasado 14 de agosto, se desarrolló un evento sin autorización. Por ello el municipio cerreño les impuso una multa de 2 UIT (S/ 7,100). Los organizadores apelaron la sanción indicando que el local está ubicado en el distrito de Yura y no en Cerro Colorado.

Yomax
inmobiliaria
Velatorio San Jose

Edición digita

Velatorio San Jose

Publicidad