Mariano Melgar. Para llegar al exbotadero de Mariano Melgar se viaja 50 minutos desde el centro de la ciudad. El recorrido lo realizan hasta dos veces al mes los 700 socios que pugnan por un lote en las 38 hectáreas que han invadido hace unos 3 años y al que han llamado Asociación de Vivienda Programa Municipal El Mirador Nueva Arequipa.
El terreno por el que luchan es, en realidad, un suelo fofo rellenado con basura y escombros, que se ubica a pocos metros del cementerio distrital y donde los moradores de poblados cercanos queman basura todos los días.
Pero eso no es inconveniente para los socios que juran necesitar una vivienda. Y ayer tuvieron una reunión para analizar la situación legal de la asociación.
Algunos socios que salían de la reunión contaron que las 38 hectáreas que consideran suyas aún no han sido lotizadas, paso indispensable para empezar a vivir en el lugar. Aunque no tienen servicios básicos, los vecinos construyeron un reservorio de agua y levantaron una casa de esteras, donde realizan sus sesiones, para marcar su presencia en el lugar.
“Los que no asisten a las reuniones se quedarán sin sus terrenos”, dijo otro socio que no quiso identificarse. “Solo hay 700 lotes disponibles pero somos más de mil”, cuestiona preocupado otro poblador.
La próxima asamblea de la asociación El Mirador será en 15 días. Ese día se empadronará a los afortunados que recibirán su terreno.

NO TEMEN EL DESALOJO
La semana pasada el alcalde de la Municipalidad Provincial de Arequipa (MPA), Alfredo Zegarra, dio plazo hasta el 30 de este mes para que el procurador provincial, Juan José Pineda Ávalos, desaloje nueve invasiones que están ocupando terrenos del Estado después del 2010, fecha límite que da la ley para legalizar las invasiones.
Entre las invasiones con las horas contadas está El Mirador y La Frontera, otra invasión que se ha enquistado en el distrito de Mariano Melgar. Pero las intenciones de Zegarra no le preocupan a los socios de El Mirador.
Sus dirigentes – cuentan – les han dicho que se están reuniendo con el alcalde distrital, Edwin Martínez, y el alcalde provincial, Alfredo Zegarra, para que no los boten de ahí. “Los alcaldes les han dicho que no hay problemas. Es más, todavía están aceptando a nuevos socios para que se inscriban”, cuenta un poblador a quien llamaremos Eusebio.
El secretario de actas de la asociación, Catalino Salcedo, no quiso confirmar estas versiones. Él es uno de los dos dirigentes que lidera la asociación El Mirador.
“No puedo declarar, hay que reunirnos”, respondió por el hilo telefónico.
Para el jefe de la Oficina de Conflictos de la MPA, José Luis Cavero, El Mirador debe ser desalojado cuanto antes. “No importa con quién se hable, puede ser con el mismo presidente, pero las leyes son las leyes y deben cumplirse”, advirtió. Arguyó que los miembros de la asociación no son, siquiera, posesionarios para que se pueda hablar de negociar la venta de terrenos. A decir de Cavero, Catalino Salcedo tiene varias denuncias por usurpación de terrenos públicos.
“Él (procurador) tiene la obligación de desalojarlos. Y no tiene por qué dar como plazo ni siquiera 5 días”, dijo enfático.
Sin embargo, la asociación San Francisco de Asís, que colinda con El Mirador, no será desalojada porque son posesionarios desde antes del 2010.

inmobiliaria
fleming

Edición digita

Publicidad