Cerro Colorado. La quebrada de Añashuayco es una de las principales canteras de sillar de Arequipa que hace 20 años está altamente contaminada. Ubicada en el distrito de Cerro Colorado, el lecho se ha convertido en una suerte de botadero de desechos residuales del Parque Industrial de Río Seco.
Un informe de la Autoridad Nacional del Agua (ANA) del 15 de febrero, revela que 79 empresas de curtiembres, que no tratan sus aguas residuales, las derivan a la quebrada. Arrojan un caudal de 25 litros por segundo de aguas con residuos de pelambre, lana, fibras sueltas, glutina, colágeno y aguas negras con altos contenidos de azufre, insumo altamente nocivo para la salud de las personas.

HUBO SANCIONES
Este problema no es reciente. Ya en 2011 el ANA, por encontrar responsabilidad en la contaminación de Añashuayco, multó al Parque Industrial Río Seco, Apymeco y el Gobierno Regional de Arequipa (GRA) por no construir plantas de tratamiento en el lugar. Ninguno pagó. El GRA apeló la sanción.
El administrador local de Agua Chili, Pantaleón Huachani Mayta, informó que desde el 2013 forman parte de una mesa técnica que lidera la municipalidad de Cerro Colorado, donde se están abordando estos problemas ambientales. Sin embargo, para el funcionario, la solución definitiva es la construcción de una planta de tratamiento. “Se debió considerar en el momento que se reubicaron las curtiembres a Río Seco, pero solo se hicieron lagunas de oxidación”, dijo.
También recomendó que intervenga el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) a fin que exija a cada propietario de curtiembre la instalación interna de una planta que disminuya los índices de contaminación de sus aguas residuales. Mientras tanto, los 100 cortadores de sillar que trabajan en la cantera están expuestos a enfermedades por el nivel tóxico con el que conviven a diario.

Texto: Carmen Meza Tiga
cmeza@editoramultimedios.pe

Edición digita

Canal Universal