Puno. Si bien, en un primer momento reconoció su agresión y hasta la justificó, ahora, dentro del proceso de contravención a los derechos del niño, el obispo Jorge Carrión Pavlich, niega la agresión y dice que con las justas “le agarró la oreja”, al menor.
El hecho en cuestión se dio a fines de marzo de este año cuando los padres del menor identificado con las iniciales F.J.A.C. (08), denunciaron que el religioso jaloneó al menor frente a los asistentes a la misa del 27 de marzo de este año.
Lo sorprendente es que, interrogado por Sin Fronteras, el obispo dio una primera versión:
“Cuando hay la profanación de un sacramento qué sucede… le he llamado la atención. Con la hostia no se juega. Y si el niño no sabía, para qué lo traen a comulgar… “.
Sin embargo, dentro del proceso que se le sigue por el hecho, su versión cambió y asegura que no le jaló la oreja la niño y solo se la sujetó.
Además, sostiene que no se acercó de manera agresiva al niño.
Cabe que sea una tercera versión, pues en otra ocasión declaró a los medios de comunicación que su jalón de orejas fue “cariñoso”, es decir, “lo hizo como un tío a su sobrino”.
Para el abogado de la familia, Juan Monzón, esto es cuesionable porque el obispo defiende la fe y una de las principales enseñanzas de la fe es no mentir.
Ayer, se hizo la audiencia donde se presentó la pericia médica que avala lo dicho por los agraviados y, según informa el abogado, para este 5 octubre se espera una decisión final sobre el caso.

El Abasto
La Joya

Edición digita

La Joya alteral