Una madre y su menor hija de 13 años, quien habría estado embarazada de dos meses, son las víctimas del doble crimen descubierto en el anexo 22 de Jicamarca, en San Juan de Lurigancho, el día de ayer.

Según se informó, la madre es Luz Angulo, quien habría denunciado a un sujeto que pertenecería al Ejército por la violación de su menor hija de iniciales GHA, cuyo cuerpo también se halló calcinado en la asociación de vivienda Villa Sol.
Algunas versiones señalan que la noche antes del terrible hallazgo se vio que un sujeto a bordo de un auto lanzó dos bolsas al piso, a las que luego prendió fuego. Solo al día siguiente los residentes del lugar se percataron que se trataba de restos humanos.

Edición digita

Canal Universal