Fue un día especial, donde se vio de todo, para muchos con ganancias y para otros con pérdidas, pero los danzarines con el derroche de energía y destreza, participaron del evento en el marco del XIV Festival de Danzas Autóctonas y X Festival de Danzas Tintiri 2016, realizado en la explanada de Santuario del mismo nombre.

La actividad cultural se inició pasadas las 9:00 horas, con la presentación de los conjuntos que arribaron de diferentes lugares de la macrorregión, como Cusco, Juliaca, Puno, Ayaviri, Carabaya, y entre otros. Los conjuntos participaron en dos series; en la serie A se registraron un total de 9 conjuntos, mientras que en la serie B fueron 25 los participantes, en las que obviamente estuvo la disputa por el primer lugar.

Lluvia. Terminada la serie A y la ceremonia ritual, apenas pasaron tres conjuntos, la actividad tuvo que ser interrumpida por las fuertes lluvias acompañadas de granizada, poniendo en graves apuros a los organizadores, incluso a los propios espectadores, quienes se vieron obligados a ponerse en lugares seguros, mientras que otros compraron plásticos para protegerse de la lluvia.

Excesos. Lo repudiable es que algunos transportistas aprovecharon y hasta exageraron porque cobraron hasta 3 soles, lo que cayó muy mal a los usuarios, quienes comentaron que no era justo este cobro ya que solo el viaje hasta la zona es de 10 minutos.

Templo. Esta actividad se inició hace 14 años y el principal atractivo era el templo de Tintiri que hoy luce sin su torre después que se cayera en el mes de enero del presente año y con una infraestructura casi precaria que se cae a pedazos sin que nadie se preocupe por su restauración a pesar que fue declarado como Patrimonio Cultural de la Nación en noviembre del año 2009, por su profundo valor patrimonial e histórico, la iglesia se caracteriza por ser una de las pocas construcciones hechas en base a adobe en todo el altiplano, región donde se utiliza la piedra y el ladrillo.

fleming

Edición digita

Publicidad