Cercado. A la medianoche de ayer, José Fernando Mosqueira Caicedo (35), haciéndose pasar por religioso misionero de la Comunidad de Santa María al Pie de la Cruz de Arica – Chile, denunció en la comisaría de Turismo que había sido víctima de acoso sexual de parte del párroco de la Parroquia del Espíritu Santo del distrito de Alto Selva Alegre (A.S.A.).
Mosqueira aseguró que llegó a Arequipa la mañana del último viernes y se dirigió al Arzobispado para pedir ayuda y volver a Colombia, su ciudad natal. La secretaria de la sede religiosa le dijo que vaya a la iglesia San Agustín, donde estaba monseñor Javier del Río Alba, pero el sujeto no lo encontró. Volvió a la arquidiócesis y la secretaria lo mandó a la parroquia Espíritu Santo, en A.S.A.
A las 11:30 horas se entrevistó con el padre M. A. S., quien también es colombiano. Según el falso religioso, el sacerdote lo llevó a la casa cural (frente a la iglesia) y le pidió que lo masturbara para darle 400 soles. Y si mantenían relaciones sexuales, le pagaría los pasajes para que viaje a Medellín, Colombia. Pero esta versión es falsa. Ayer, tras poner su denuncia, el Arzobispado de Arequipa descubrió que Mosqueira sería un extorsionador internacional que tiene varias denuncias en muchos países de Sudamérica y que no pertenece a la Iglesia Católica. Incluso su nombre, en el buscador de Google, está ligado a varios escándalos similares, donde lo reportan como extorsionador. Aun así, el falso religioso se comunicó telefónicamente con monseñor Javier del Río a las 10 de la noche del viernes, contándole sobre el supuesto acoso. Monseñor, quien hasta entonces no sabía que Mosqueira sería un estafador, lamentó el hecho y lo envió con un padre para que le ayude a denunciar al padre selvalegrino.

EXTRAÑO CASO
Mosqueira Caicedo también afirmó que el 21 de septiembre le robaron 2 mil 500 soles y su tarjeta de crédito cuando caminaba por Arica (Chile). Dijo que la plata era para regresar a su país. Contó que se dirigió a la diócesis de Tacna, donde le mandaron a la parroquia La Paz, allí se entrevistó con el padre Daniel Leonardo. Tras el diálogo, Mosqueira aseguró que el religioso le pidió relaciones sexuales para darle ayuda. El sujeto buscó al párroco de Tacna, quien lo llevó a la catedral de Moquegua, donde le presentó al padre Ëdgar. “Sus apellidos no me acuerdo, pero el padre Édgar y Leonardo me forzaron a tener relaciones”, contó el extranjero. Agregó que huyó del lugar y ambos curas lo golpearon y arañaron en el brazo izquierdo. Tras esa denuncia, la Policía de Turismo inició una investigación contra la libertad sexual y actos contra el pudor.
Incluso se había coordinado con el Ministerio Público para citar hoy al padre de A.S.A., Miguel Ángel Soto, para que dé su decargo, y a monseñor Javier del Río Alba. También se coordinó con la Fiscalía de Tacna y Moquegua para citar a los otros dos párrocos. Pero ahora el caso daría un giro en contra de Mosqueira por el delito de estafa, según el Arzobispado de Arequipa.
Antes que se descubra el engaño, Sin Fronteras se entrevistó con José Mosqueira Caicedo (35), quien estaba hospedado en el hotel El Centurión, ubicado en la calle Javier Pérez de Cuéllar A-16, en Hunter. Nos enseñó las lesiones en su brazo izquierdo y moretones en la espalda que -según dijo- le hicieron los religiosos de Moquegua y Tacna. Dijo que tiene 12 años consagrado a la vida religiosa.

 

Texto: Jorge Núñez Patiño
jnunez@editoramultimedios.pe

Edición digita

Yoga
Anuncia aqui
Via Whatsaap