Puno. Desde el año pasado la Sociedad de Beneficencia Pública de Puno (SBPP) protagonizó protestas de algunos inquilinos a quienes se les había elevado exorbitantemente los alquileres. La noticia no llegó a mayores porque se supo que entre los quejosos se encontraban algunos que durante décadas habían pagado precios irrisorios.

Sin embargo, la medida afectó a propietarios de las tiendas de la zona céntrica de la ciudad de Puno que pagaban sumas casi reales, los que se vieron obligados a pagar montos elevadísimos, otros dejaron los inmuebles.

Esto obedeció a una política de sinceramiento del pago de los arrendatarios, impulsada por la gestión del alcalde provincial de Puno, Iván Flores Quispe, quien inicialmente designó en la presidencia del directorio de la SBPP a Miguel Quispe Achata, el cual impulsó la aplicación de nuevas tarifas en la treintena de propiedades que regenta la entidad benefactora.

Luego, el 12 de agosto de 2015, Quispe Achata es reemplazado por Enrique Morro Vera, quien hizo inquebrantable esta política.
Desde inicios de año, la SBPP contactó a los responsables del Metropolitano de EsSalud Puno, para que se les varíe los precios. Por el edificio de cinco pisos pagaban entonces, de acuerdo al último contrato anual suscrito en agosto de 2015, la suma de 106 mil 022.40 soles, es decir 8 mil 835.20 soles mensuales.

Los funcionarios explicaron que por motivos burocráticos, era imposible pagar más, puesto que el presupuesto para alquiler y mantenimiento se aprobó con antelación y que solo podían incrementar la merced conductiva de 10%, como lo hicieron los seis años que alquilan el inmueble. La Beneficencia no les aceptó.

Con el contrato vencido y las negociaciones truncas, el gerente de la SBPP, Hernán Valdivia Postigo, dirigió el Oficio 106-2016-SBPP/G. al gerente de la Red Asistencial EsSalud Puno, Jesús Cáceres Díaz, informando en el asunto el “Término del contrato de arrendamiento”.
En la misiva, le comunica que el 1 de agosto del 2016, “el Directorio en Pleno por unanimidad ha tomado la decisión de otorgarles un plazo hasta el 30 de noviembre del 2016, fecha en que indefectiblemente deberán hacer efectiva la devolución del inmueble ubicado en el jirón Arequipa 950, con el correspondiente pago de la merced conductiva de S/ 13,500 soles mensuales”.

Esto ha preocupado a la población asegurada que también se atiende en el Metropolitano. Estos nos remitieron los documentos en cuestión y además nos indicaron de la posición férrea del desalojo. “El directorio quiere desalojar para alquilar a una empresa de teléfonos y a una universidad, el precio es la justificación. Se trató de flexibilizarnos, pero el presidente ha dicho que no les interesa los asegurados, que de ellos no come”, dijo un trabajador, cuya identidad guardaremos en reserva por razones obvias.

Ayer Sin Fronteras se entrevistó con Morro Vera, quien sostuvo que aquel edificio debería pagar entre 23 mil y 25 mil soles mensuales. “Unos ingenieros me hicieron una tasación sustentada, el informe de uno arrojó 23 mil soles y el otro 25 mil, es un edificio de cinco pisos”, sostuvo.

¿ACUERDO?
No obstante, dijo que habían llegado a un arreglo salomónico para que EsSalud les pague desde agosto pasado hasta diciembre de 2016, la cantidad de 10 mil soles y que desde enero se elevaría a 15 mil mensual. “Ayer hemos firmado un acuerdo, ya está arreglado…”, subrayó.

No obstante, en comunicación celular frente a nosotros, el gerente Valdivia Postigo le admitió que no existe contrato firmado y que la última reunión con directivos de EsSalud la tuvieron hace tres semanas.

Quique Morro citó el mencionado acuerdo de directorio y sostuvo que se tenía que aplicar el incremento, y que en estos días le expedirán las facturas de agosto y setiembre por 10 mil soles mensuales, “porque además ellos están de acuerdo”.

En la Red Asistencial guardan hermetismo sobre este acontecimiento, pues creen que declarar con la verdad les traerá consecuencias nocivas y podrían encaminar un lanzamiento judicial.

Al respeto, el presidente del directorio, precisó que esas acciones eran de cumplimiento, y que le tenía sin cuidado si pensaban que era una persona malévola. “De repente lo toman así, pero yo les digo, la verdad es que yo debo jugar mi partido a favor de la Beneficencia… Sino que los médicos paguen, ellos ganan 16 sueldos, solo con un sueldo pueden pagar todo el edificio. No podemos regalar los alquileres”, acentuó.

Finalmente, indicó que su dureza era porque “a mí me han dado una responsabilidad y hacer de la Beneficencia, una empresa…. en Puno estamos empezando”, dijo.

inmobiliaria
vitplanet

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad