Puno. En nuestra edición publicamos un informe sobre la amenaza de desalojo que la Sociedad de Beneficencia Pública de Puno (SBPP) hiciera el 9 de agosto de este año al Metropolitano de EsSalud Puno, para que hasta el 30 de noviembre devuelva el edificio que usan en el jirón Arequipa 950, cercado de Puno. Además les elevaron el alquiler de 8 mil 835 a 10 mil soles mensuales.
El presidente del directorio, Enrique Morro Vera, advirtió que para evitar el lanzamiento, deberían pagar desde enero a julio del 2017 la suma de 15 mil soles mensuales, ya que dos tasaciones que encargó establecieron que aquel edificio debería arrendarse entre 23 mil y 25 mil soles al mes.
El diálogo entre EsSalud y la SBPP parece haber quebrado, ya que se les impuso el incremento a rajatabla, y según trascendió, los mismos funcionarios dejaron en claro que la “beneficencia no era una benefactora y que debería reunir recursos para mantención de sus albergues”.
Para dejarnos claro que no había marcha atrás, Morro Vera, especificó “la verdad es que yo debo jugar mi partido a favor de la Beneficencia…” y que solo cumplía órdenes, quizás del titular del pliego, que es el alcalde de Puno, Iván Flores Quispe, quien lo designó en el cargo.
LA SALUD NO SE NEGOCIA
Las reacciones fueron inmediatas. El presidente del Cuerpo Médico de EsSalud de la Red Asistencial de Puno, Miguel Cáceres Jara, respondió enérgicamente al jefe de la SBPP, y calificó a esa política de mercantilista e insensible, porque se intenta aplicar a una entidad que brinda un servicio social, que también es del estado, al igual que la propiedad que se alquila. “No se puede negociar con la salud, es ilógico que nos quiera aplicar tarifas comerciales, la beneficencia no tiene interés lucrativo, ¿de cuándo acá?”, fustigó.
El titular de los médicos, responsabilizó a Morro Vera de un eventual desenlace de lanzamiento, porque de proceder la ciudad de Puno se quedaría sin un centro asistencial que coberture a todos los asegurados de la ciudad de Puno. “El hospital de Salcedo atiende a los asegurados de periferia. Se está poniendo en riesgo la salud de los puneños”, subrayó.
Cáceres Jara, sostuvo que en la brevedad se reunirían con el alcalde de Puno, para recordarle que tanto la beneficencia y EsSalud cumplen y tienen un objetivo común que es la labor social, no mercantil. “Estamos seguros que el alcalde entenderá que el Seguro (EsSalud) no tiene dinero a disposición, que el presupuesto de alquileres está programado. Hace pocos años, un trabajador municipal se amputó las piernas con una sierra; su seguro no estaba en regla, se le atendió y salió caminando”, anotó.

El Abasto
La Joya

Edición digita

La Joya alteral