Cercado. A partir del 2017, los 27 mil estudiantes de la Universidad Nacional de San Agustín tendrían que obtener 13 como nota final (sobre 20 puntos) para aprobar sus cursos, y ya no 11 como sucede actualmente. Es la propuesta que los asambleístas universitarios Kathy Mendoza y Roe Colque plantearon hace una semana a la vicerrectora académica, Ana Gutiérrez.
La idea es que la valla de notas válidas para aprobar cursos en la Unsa suba para que los estudiantes accedan a becas para realizar intercambios en universidades de Chile, Argentina y Bolivia, donde tienen más laboratorios para incrementar sus conocimientos.
“Por ejemplo, compañeros de Ingeniería Eléctrica que pertenecen al tercio superior, tienen un promedio ponderado de 12 puntos; pero a la hora de competir con otras universidades para becas de intercambios no logran un cupo porque estudiantes de otras universidades tienen mayor calificación. La Universidad Católica San Pablo y Santa María establecieron 13 y 15 como nota aprobatoria para sus alumnos”, detalló Mendoza.
Mientras el estudiante de Agronomía, Roe Colque, indicó que necesitan reunirse
entre asambleístas para llevar una propuesta oficial a una reunión de la Asamblea Universitaria. Se pretendía impulsar el pedido el 29 de setiembre, pero quieren llevar un proyecto bien fundamentado.
Sin embargo, varios docentes universitarios dijeron que la propuesta es descabellada, pues la norma les exige aprobar a los alumnos que obtengan 11 de nota. Asimismo, el secretario del Sindicato de Docentes de la Universidad Nacional de San Agustín (Sudunsa), Rolando Basurco, explicó que en conversaciones con el rector, Rohel Sánchez, el planteamiento sería evaluado para exigir más a los estudiantes. Aún no hay nada decidido.
obligados a asistir
Asimismo, a partir del presente semestre, los alumnos que no tengan el 70% de asistencia a sus cursos universitarios serán declarados en situación de abandono de matrícula y sin derecho a evaluaciones.
Mientras que aquellos estudiantes que sí asistan a sus clases tendrán derecho a más oportunidades. Por ejemplo, a ser evaluados por un psicólogo para que se conozca cuál es la razón de que no apruebe los exámenes. Según sea el reporte, el docente tiene que volver a calificarlo y evitar que desapruebe la materia. Una medida que algunos catedráticos criticaron.

Yura

Edición digita

Canal Universal