Hoy se celebra el día mundial de uno de los órganos más importantes del cuerpo humano: el corazón. Esta celebración busca llamar la atención del mundo frente al cuidado de este órgano vital y el control y tratamiento de las enfermedades que le afectan.

El corazón es del tamaño proporcional al puño de cada persona, y  late 108 mil veces al día. Sigue estas siguientes recomendaciones para proteger este órgano vital.

Cuidar el  peso y comer bien 

Un peso adecuado se logra al equilibrar las calorías que se ingieren con las que se gastan durante el día.

Lo ideal es gastar más de lo que se come. El índice de masa corporal no debe superar los 25 kg/m2.   En la dieta incluir pescados, carnes magras, frutos secos, aceites vegetales, frutas, verduras y legumbres que aporten los minerales y vitaminas que el  cuerpo necesita.

Es recomendable reducir al mínimo el consumo de alimentos ricos en grasa trans (aceite o manteca de origen animal, margarina, y aceite reutilizado), bebidas azucaradas y reducir el consumo de sal.

Niveles bajos de colesterol 

El exceso de colesterol se deposita en las paredes de los vasos sanguíneos y obstruye el flujo de la sangre. Si en ayunas los resultados del colesterol superan los 200 miligramos por decilitro  hay que consultar con un especialista.

Se recomienda consumir moderadamente alimentos de origen animal o que contengan grandes cantidades de grasas saturadas.

Dormir bien 

Dormir 8 horas diarias, el descanso permite reponer energías y evita consumir estimulantes o exceso de cafeína para rendir durante el día.

Mantenerse activo  

Al ser un músculo el corazón necesita ejercitarse. Por eso, realizar actividad física regular, mejorará la circulación sanguínea  en todo el cuerpo.

La indicación actual son 150 minutos a la semana de ejercicio aeróbico de intensidad moderada. Este tiempo es suficiente. Para una mejor salud, los 150 minutos de actividad física semanal se pueden dividir en 30 minutos de caminata diaria durante 5 días a la semana.

En niños y adolescentes, el tiempo es el doble y se deben incluir actividades deportivas vigorosas.

Control del estrés y la ansiedad

Intentar generar espacios para desconectarse. Prácticas como el yoga pueden ser de gran utilidad.

Control de la presión 

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias. Los niveles de una persona sana están bajo los 120/80 mm Hg.

Es importante chequearla constantemente, ya que la hipertensión suele ser asintomática. Una medida útil es disminuir el consumo de sal.

 No fumar 

El tabaco reduce la cantidad de oxígeno en la sangre; estrecha y endurece la capa interna de las arterias, hace que la presión arterial aumente.

Además, es el causante de reducir los niveles de colesterol bueno en la sangre y de aumentar los niveles del malo. También aumenta los triglicéridos. Un cigarrillo diario es suficiente para aumentar el riesgo de ataque cardiaco o cerebral.

No al alcohol y otras sustancias 

Al mezclarse con la sangre afectan el funcionamiento de muchos órganos del cuerpo.

El consumo excesivo de bebidas alcohólicas repercute en los niveles de azúcar y presión arterial, además del alto contenido calórico que representa.

 Diagnosticar a tiempo 

Es fundamental la realización periódica de chequeos médicos, especialmente si  se tiene factores de riesgo.

Controlar la diabetes los niveles altos y constantes de glicemia en sangre provocan graves alteraciones en el corazón, riñones, visión y extremidades inferiores. Si en la familia hay antecedentes de diabetes, sobrepeso u obesidad, existe más riesgo de desarrollarla.

inmobiliaria
vitplanet

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad