Alcaldes y pobladores de la provincia de Islay firmaron un acta con siete acuerdos que de no ser cumplidos por el Ejecutivo y el gobierno regional de Arequipa acatarán medidas de fuerza indefinida a raíz del problema del agua y el caso de la represa Paltuture.

Entre los acuerdos que deben ser atendidos por las autoridades están la construcción inmediata de la represa de compensación que esperan hace 28 años, declarar la intangibilidad del río Tambo hasta que se conforme el Consejo de Recurso Hídrico, que se cumpla con la descarga de 8.2 millones de metros cúbicos de la represa de Pasto Grande y que corresponde al valle de Tambo y denunciar a los responsables por la mala calidad de agua que consume la población de esta provincia.

El alcalde de Cocachacra, Elard Valencia saludó que la declaratoria de emergencia hídrica en el valle de Tambo haya sido oficializada por la Presidencia del Consejo de Ministros, porque la población de la zona consume agua con alto contenido de boro y arsénico por la reducción del caudal del río, que impide además la producción agrícola.

fleming

Edición digita

Publicidad