Puno. Durante una audiencia que ha de servir para la anécdota, ayer fue liberado Patricio Coila Ponce, juez de paz que cayó coimeando a una litigante en el distrito de Capachica. Y es que la adjunta de la Fiscalía Anticorrupción de Funcionarios de Puno, Verónica Cueva Chata, no tuvo argumentos ni pudo sustentar el pedido de prisión preventiva.
El juez Edson Jáuregui Mercado, titular del Primer Juzgado de Instrucción Preparatoria de Puno, dispuso que el caso se ventile en el marco del proceso inmediato, y que el procesado sea juzgado con mandato de comparecencia.
Y es que la solicitud fiscal invocó la gravedad de la pena, cuando esta no es suficiente, de acuerdo a la jurisprudencia de casación 626-2013 Moquegua. “De acuerdo a esta casación que es vinculante, la Fiscalía no ha sido capaz de sustentar la prisión de acuerdo a los nuevos criterios. Tampoco invocó argumentos sobre la proporcionalidad. La Corte Suprema dice que debe debatirse, y no hizo alguna mención sobre eso. El Juzgado no puede introducir argumentos proporcionados ni debatidos por las partes”, expresó Jáuregui Mercado.
Sin embargo, el juez impuso cauciones, pues además del juez de paz, también el actuario es procesado. El primero enfrenta cargos por corrupción de funcionarios y por solicitar dinero para ejercer irregularmente sus funciones, con una caución de 10 mil soles; y al actuario por falsificación de documentos por haber redactado una escritura imperfecta y firmar como testigo, más una caución de 3 mil soles; este delito también alcanza al juez de paz, porque además elaboró otros escritos ilegales.

vitplanet
inmobiliaria

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad