Increíble mala fortuna. Justo antes que las primera lluvias de consideración comiencen en Puno, uno de los últimos incendios forestales se llevó la vida del anciano Jacinto Cruz Llanos.

Este humilde campesino quiso evitar que el fuego se extienda cerca a su propiedad y, al parecer, el humo causado por el incendio no lo perdonó dejándolo inconsciente.

Luego de ello, el fuego avivado por los fuertes vientos consumió su cuerpo hasta carbonizarlo casi por completo.
El hecho ocurrió en la comunidad de Capullani, a unos 20 minutos de la ciudad de Puno por la vía que lleva a Moquegua. Eran las 5 de la tarde del día viernes cuando se dio la alarma.

Inicialmente se pensó que se trataba de un incendio más de los muchos que se originan en la ciudad de Puno, pero lamentablemente se halló el cuerpo del longevo campesino.

Cerca a las 6 y media de la tarde su cuerpo yacía casi en medio de una hondonada, el medio de una gran área de paja y pasto quemado. Según relatan fuentes policiales, el rescate del cuerpo fue sumamente penoso por el estado en que se lo encontró.

La causa del incendio aún no se ha determinado pero la sequedad del pasto y la paja facilitaron la propagación de las llamas. Curiosamente, luego de una hora, comenzó una fuerte lluvia y granizada que llegó demasiado tarde para Jacinto Cruz Llanos.

De esta forma los incendios forestales casi diarios que se dan en Puno cobraron su primera víctima mortal.

fleming
inmobiliaria

Edición digita

Publicidad