Yura. Al más pequeño le pusieron Babe. Sí, como el de la película “Un cerdito valiente”. Babe es rosado, gordito y retoza junto a su camada en el corral de la granja Milagritos de la zona productiva de la Asociación Jardines del Colca. Los 20 cerditos nacieron hace dos meses y podrán ser comercializados como lechones dentro de algunos meses más.

.

Su propietario, Juan Choquehuayta, la inauguró hace un año. Tuvo que crear corrales limpios y adecuados para garantizarse un espacio en el negocio de los cerdos.
Ahora, en la granja rodeada de cerros y desierto, conviven 600 cerdos de diferentes edades, además de 30 madres reproductoras.

.

Cada semana Choquehuayta beneficia entre 20 y 50 cerdos en el Camal Metropolitano. Generalmente los animales pesan entre 40 y 60 kilos.
Hace años, tenía su granja en la Asociación José Luis Bustamante y Rivero. “Pero la gente se fue a vivir alrededor de mi granja y tuve que cambiarme a Jardines del Colca”, cuenta.

.

A decir del granjero, en este sector industrial del Cono Norte de la ciudad podrá trabajar con más tranquilidad porque la mayoría de socios se dedica a criar animales menores. Choquehuayta es feliz con su negocio. Solo tiene una reivindicación: el costo del kilo de carne de cerdo no es rentable. “Nos compran a 7 soles. La ganancia se la llevan los intermediarios y no podemos hacer nada”, dice.

.

SON DE CALIDAD
Según el presidente de la asociación, Hugo Mendoza, los animales que se cría en estas granjas “son de calidad” porque cuentan con orientación de Senasa, controlan las enfermedades de los cerdos con vacunas según su edad y se fumigan los chiqueros periódicamente.

.

“Somos uno de los principales proveedores de carne de cerdo de Arequipa; el producto es de primera y garantizada”, asegura. Agregó que crían animales de razas garantizadas. En la zona reproductiva de Jardines se instalará 20 granjas más de animales menores en los próximos meses.

fleming

Edición digita

Publicidad