¡Duda! Es lo que ha generado un intento de robo en la Institución Educativa José Antonio Encinas del centro poblado de Progreso, distrito de Asillo – Azángaro, porque los facinerosos abrieron la puerta de la sala de cómputo, pero curiosamente no se llevaron nada, a ello se agrega que tampoco solicitaron la presencia del fiscal o peritos para recoger las huellas.

Hechos. Según los vigilantes de la institución, se trataría de dos sujetos, quienes en principio les habrían cerrado las puertas de su dormitorio utilizando un trozo de tira, para luego violentar la puerta principal de la sala de cómputo logrando abrirla por completo, al escuchar el ruido, el vigilante habría pedido auxilio por lo que los sujetos fugaron con dirección desconocida; el hecho se registró al promediar las 3:00 de la madrugada.

Autoridades. La mañana de ayer al promediar la 5:40 a.m., llegó hasta la zona el personal de la PNP Asillo, quienes constataron el hecho, posteriormente, a las 7:00 a.m. llegaron también el abogado Walter Vicente Peralta Jove, jefe de la Oficina de Control Interno, y Alberto Canaza Arratia, jefe de Personal, ambos de la UGEL Azángaro, quienes también constataron y confirmaron que no faltan bienes, a excepción de una computadora que fue sacada bajo documento hace días atrás.

Investigación: Lo dudoso de este hecho es que no está nada claro de acuerdo al jefe del OCI de la UGEL Azángaro; se dice que, primero, falta el candado de la puerta principal (acceso a la IES); falta el candado de la puerta que da acceso a la sala de cómputo (segundo piso); tercero forcejearon y violentaron las rejillas que tenían llaves para luego abrir a la fuerza la puerta de madera que llevaba una chapa de seguro.

Es decir, hasta la fecha no quedó claro si los ladrones ingresaron por el muro o por la puerta principal, tampoco está claro sobre quiénes acudieron al auxilio y ahuyentaron a los sujetos, y ¿cómo o quienes le abrieron la puerta al vigilante y al personal de servicio, si ellos aducen que les cerraron con un trozo de tira?

Dejadez. Lo cierto es que hubo intento de robo y con evidencias en una institución pública que tiene más de 150 computadoras, pero más parece que hubiera dejadez; y nace la pregunta ¿por qué no solicitaron la presencia del Ministerio Público y los peritos para determinar quiénes fueron los que intentaron robar?.y

fleming

Edición digita

Publicidad