Adultos mayores son los más agradecidos con el Cristo Moreno.

Cercado. Los bloques de adoquines de las calles céntricas de Arequipa ayer ardían por el intenso calor. La temperatura de la ciudad bordeaba los 20 grados centígrados y a pesar del incandescente estado de las pistas, doña Elsa Salas de Arana, de 81 años, ayer recorrió 16 cuadras del segundo recorrido de la procesión del Señor de los Milagros.

.

.

El anda con la imagen del Señor de los Milagros pesa casi 2 toneladas. Es cargado por 40 integrantes de las cuadrillas de Arequipa.

El anda con la imagen del Señor de los Milagros pesa casi 2 toneladas. Es cargado por 40 integrantes de las cuadrillas de Arequipa.

.

.

“Todos los años el Señor me hace milagros, pero nunca olvidaré que curó a mi hijo, quien se cayó de niño y el doctor nos decía que su hígado fue dañado y era poco lo que podían hacer. Pero, la clemencia del Señor lo curó, hoy mi hijo tiene 59 años y goza de buena salud”, contaba Elsa Salas.

.

.

Docenas de fieles devotas caminaron sobre bloques de adoquines que ardían por el intenso calor. Ellas así agradecen los milagros recibidos.

Docenas de fieles devotas caminaron sobre bloques de adoquines que ardían por el intenso calor. Ellas así agradecen los milagros recibidos.

.

.

El recibir los prodigios del Cristo Moreno hizo que doña Elsa, desde hace 60 años, acuda a las procesiones con los pies descalzos. Así como ella son docenas de mujeres que agradecen cada año los milagros de Jesucristo con el sacrificio de pisar la calzada ardiente. Pero, también hay el caso de devotas que solo por amor a la sagrada imagen del Cristo de Pachacamilla deciden caminar descalzas.

.

“No creas, el piso caliente hace doler mis plantas de los pies, pero la convicción es una: agradecer al Señor que me regale la vida cada día, ese es el milagro que recibo”, contó Érika Chávez Lam, una joven de 21 años, que dice que no necesita ningún milagro para agradecerle su existencia al Cristo Moreno.
devoción sin edad

.

.

Sacerdotes también agradecen los milagros recibidos.

Sacerdotes también agradecen los milagros recibidos.

.

.

En sillas de ruedas, bastones o caminando con buena postura participaron ayer ciudadanos de más de 80 años de edad, quienes acuden anualmente a las procesiones para agradecer al Señor el estar vivos y gozar de salud.

.

Lorenzo Licona, de 84 años, es uno de los fieles creyentes que ayer esperó desde las 13 horas en la puerta de la iglesia San Agustín a que el Cristo Moreno salga en procesión. Licona es un señor que parece mucho menor, con entusiasmo de seguir al lienzo del Señor las 16 cuadras del recorrido. Él observa a sus contemporáneos en sillas de ruedas o caminando lento y agradece que todavía pueda sostener un paso marcial gracias a Jesucristo.

.

Edición digita

Via Whatsaap
Anuncia aqui