Puno. Ayer en la tarde los agentes de Serenazgo al mando de Ramón Ramos Guerra, acudieron tras una llamada de alerta al pasaje Choquehuanca donde una madre de familia habría golpeado a sus hijos por perder el candado de la tienda donde ella labora.
Los agentes al llegar notaron que Sara, una niña de 6 años estaba asustada y con una herida sangrante cerca de la nariz. Al preguntar a la menor, ella indicó que su mamá la pegó por extraviar un candado. A unos metros más allá se encontraba su hermano Claudio, de 10 años, y su abuela Rosa, de 73. El pequeño dijo que no es la primera vez que su progenitora los agrede físicamente. La agresora respondería al nombre de Nancy Pinedo Velásquez, quien también tendría desamparada a su madre.
Los serenos interrogaron a la progenitora del porqué golpeó a sus hijos. “Por su culpa a mí me va a golpear la señora, ¿No saben cómo es?”, respondió la agresora.
Ramos Guerra hizo un llamado a la Fiscalía de Familia para que intervenga en vista de que la sindicada agresora desistió en ser llevada a una comisaría. Los menores no querían ingresar a la tienda que funciona como cantina

El Abasto
La Joya

Edición digita

La Joya alteral