_mg_0542

Puno. Un hermoso y místico ritual de ofrenda a la Mama Q’ota en el parque La Madre, marcó el inicio de la novena edición de la Entrada de Confraternidad de la Universidad Néstor Cáceres Velásquez (Uancv), filial Puno.
Aunque parecía que el clima les iba a jugar una mala pasada, la madre agua intercedió para que el día no se torne lluvioso, y los más de 3 mil universitarios, distribuidos en 23 conjuntos, entre autóctonos y de traje de luces, no tengan problemas para que desborden alegría, belleza y destreza por distintas arterias de la Ciudad Lacustre.
El esperado evento, para lo cual se atiborraron propios y extraños, que se ubicaron por todo el recorrido, fue encabezado por las principales autoridades universitarias de esta casa de estudios, quienes atravesaron las calles del recorrido danzando y sonriendo.
A esta delegación le siguió el Sikuris Uancv. Continuaron los conjuntos de danzas autóctonas, los cuales fueron recibidos con aplausos por la población expectante.
Luego de que concluyera el grupo de danzantes autóctonos, al promediar el mediodía, se presentó un inconveniente, los ciudadanos mostraron su molestia porque para que ingrese el primer conjunto con traje de luces tuvieron que esperar un buen tiempo. No obstante, las aguas se calmaron cuando por fin divisaron a la delegación de morenada de los administrativos. Estos marcaron el inicio de la segunda parte de la parada, las danzas con trajes de luces.
Y así transcurrió la Entrada de Confraternidad de la Uancv, hasta horas de la noche.
Cabe citar que este evento fue realizado en el marco del 35° aniversario de esta universidad “bodas de coral”.
ENSAYOS
Es necesario señalar que los ensayos de los estudiantes que se hicieron en plena vía pública no fueron autorizados, así lo advirtió el director general de la Uancv, Walter Nieto Portocarrero.

Edición digita

Via Whatsaap
Anuncia aqui