img_1092

Puno. La Dirección Regional de Vivienda y Construcción de Puno se encuentra en le ojo de la tormenta. A nuestra mesa de redacción ha llegado denuncias sobre la mala utilización de recursos públicos que financian programas sociales para el Fondo de Estímulo al Desempeño (FED) de ese sector, además de la contratación indebida de personal que no reúne los requisitos y, por último, la adquisición de bienes y servicios que se hicieron favoreciendo a familiares de los propios servidores.
Se cuestiona la contratación de los facilitadores del programa, porque, o no cumplirían su trabajo en el campo ni reúnen el perfil profesional para ostentar el cargo.
Nury Mayta Mendizábal es bachiller en Trabajo Social y Ronald Checalla Carbajal es bachiller en Ingeniería Ambiental. Para ocupar los cargos de facilitadores en asistencia a los gobiernos locales deben ser titulados.
A la facilitadora de la Zona V, Claudia Ramos Nina, se le acusa de no haber realizado trabajo en obra, y que el mismo titular del sector, Leonardo Saravia Parra, autorizó su pago de 3 mil soles mensuales.
Lo más grave se dio en el alquiler de la camioneta Renault color gris, doble cabina, de placa Z6G-849. Lo coincidente es que la propietaria del vehículo es Briselda Rodrigo Vargas, nada menos que hermana de Imelda Rodrigo Vargas, coordinadora del FED, quien tenía a su cargo la contratación y control del personal en la Dirección Regional de Vivienda de Puno.
El titular del sector, niega conocer a la propietaria de la camioneta, que admite que Imelda Rodrigo tendría responsabilidad en la contratación de los bachilleres, quienes habrían falsificado sus títulos. “Apenas nos enteramos, hemos tomado acciones, a estos facilitadores se les suspendió temporalmente. La excoordinadora que estuvo hasta setiembre, Imelda era la que evaluó al personal, a ella también la vamos a denunciar”, dijo tras mostrar un reciente memorando que cesa en sus funciones a tres facilitadores y un supervisor.

Edición digita

Via Whatsaap
Anuncia aqui