foton

Puno. Los congestionamientos son pan de cada día en las cercanías de los mercados Central y Laykakota así como en los jirones Tacna, Moquegua, Cahuide y las avenidas El Sol y La Torre.
Hay que considerar que se estima que para este año la población puneña supera los 142 mil distribuidos en una ciudad de forma poco común, alargada de sur a norte, donde los extremos (Alto Puno, Jayllihuaya y Salcedo) están en franco crecimiento.
Cabe recordar que, en algunos años, el Hospital Regional quedará en Jayllihuaya y habrá otro en Alto Puno. ( A recordar, un candidato a la alcaldía propuso instaurar un servicio de lanchas entre Salcedo y la universidad)
Aún así, hoy, especialmente en las horas punta (7 a 9 a.m., 12 m. a 1 p.m. y 6 a 8 p.m.), los puneños ya padecemos de tráfico lento en las calles ya indicadas.
¿Hay solución? El gerente de la pequeña y cuestionada Gerencia de Transporte y Seguridad Vial del municipio, Roberto Huanca Cerruto, indica que hay de dos tipos: con infraestructura y con mejor organización; esto es implementando un plan vial.
Hay dos problemas: Uno, no hay plan actualizado (plan regulador de rutas) y el que existe data del 2012 y prevé las acciones a tomar hasta el 2015. Dos, el plan existente no tuvo el suficiente presupuesto para implementarse como tal.
Se agrega otro: la evidente influencia de empresarios de transportes sobre políticas de transporte en Puno (esto se vio en su magnitud durante una reciente reunión). Esto es normal, el problemas es que el interés de los transportistas muchas veces es contrario al mejor servicios para los usuarios.
Ejemplo. El gerente informó que los pobladores de zonas alejadas del centro pidieron que las rutas se amplíen, o sea que su trayecto sea más largo. Los empresarios no quieren porque implica que la combi pase por calles en mal estado y no transporten a carro lleno como pasa en el centro.
Volviendo al plan: por ahora no hay uno actualizado y lo que se manejan son las ideas que siguen.
PROPUESTAS
Ya que las únicas vías suficientemente anchas y largas para conectar de manera fluida el sur y norte de la ciudad, hacer que la mayor cantidad de rutas circulen o por la avenida El Sol, El Ejército o la avenida Circunvalación.
De esta manera, se limitaría a las rutas que circulan por el centro de la ciudad. De otro lado, hacer que las rutas que consideran la avenida La Torre como principal vía de ingreso al cercado disminuyan.
Cambio en el sentido de rutas empezando por el jirón Tacna, de tal manera que las unidades que lleguen al final de la avenida La Torre puedan continuar en la misma dirección. Esto implicaría que los jirones paralelos, Arequipa y Moquegua, cambien sus respectivos sentidos.
El gerente ha remarcado que la intención es seguir con la peatonalización de las calles adyacentes al Parque Pino y en todo caso, se puede considerar la apertura de algunas arterias como el jirón Arequipa con horarios reducidos durante las horas punta.
Aumentar el recorrido de norte a sur de las rutas de transporte, para proveer de servicio de transporte a las zonas más alejadas de la ciudad. Estas, hasta ahora son solo ideas manejadas por la gerencia y comunicadas al público y los transportistas.

Edición digita

Via Whatsaap
Anuncia aqui