electro-puno

Puno. La usuaria Verónica Becket Quispe Quispe, del centro poblado de La Rinconada fue beneficiada con una escandalosa “refacturación” que rebajó su deuda por consumo del mes de mayo del año pasado, de 34 mil soles a 7 mil soles.
Este es el indicio de presuntos negociazos de funcionarios de Electro Puno los cuales, en la actualidad, son investigados penalmente.
Lo extraño es que dos de los directos responsables de facturación siguen en sus puestos de trabajo luego de haber sido sancionados con dos días de inhabilitación sin goce de haber; leyó bien: solo con dos y solo por “falta de diligencia”.
Se trata de Ronald Rodríguez, quien se desempeña como jefe de Facturación, y Pedro Condori, quien manejaba una de las contraseñas del sistema de facturación.
Copias fotostáticas son las la evidencia de tremenda fechoría. El recibo 28-69997, del mes facturado 2015 indica que la deuda suma los 34 mil 386.75 soles, en cambio una copia de un recibo con el mismo número e iguales datos al primero, indica como el total a pagar: 7 mil 907.15 soles.
De acuerdo al recibo de 7 mil soles, existe una deducción de 26 mil 479 soles por una “ Nota Contable”; y este no sería el único caso, sino la muestra de una práctica común en esta institución.
Este hecho fue aceptado por el gerente general de ElectroPuno, Luis Mamani Coyla, quien informó que,en la actualidad hay una investigación penal en curso en contra de los dos aludidos.
Durante la investigación, los imputados de la falta negaron la autoría y hasta se responsabilizaron entre sí. Finalmente, solo se les sancionó por falta de diligencia con dos días de suspensión sin goce de haber (es decir casi 73 soles y una mancha pequeña en su expediente).

Edición digita

Anuncia aqui
Via Whatsaap