12-a-foton

Puno. Cómo cambian los tiempos. Otrora los cuarteles se limitaban a la instrucción militar, ahora el personal que presta servicio es formado en campos técnicos y mediante becas de estudios pueden seguir carreras universitarias.
Pero los beneficios son todavía más. Durante el periodo de internamiento reciben importantes capacitaciones; uno de ellos es el Curso de Salud Pública, que prevé formar soldados para apoyar a la sociedad ante eventuales emergencias.
La clausura se desarrolló ayer en el Casino Militar del Cuartel Manco Cápac, como parte del convenio de cooperación institucional entre el Instituto Nacional de Salud y el Ministerio de Defensa.
En esta oportunidad, un total de 47 jóvenes entre varones y mujeres del servicio militar voluntario, recibieron instrucción sobre acciones de intervención de promoción de salud, prevención de riesgos y daños en la comunidad.
El citado programa de capacitación básica en salud pública demandó una duración de 420 horas académicas; casi la mitad de contenido teórico y la otra parte de practica de campo, con metodología constructiva: “aprender haciendo”.
El curso también comprende ocho unidades temáticas, cuyo abordaje toma en cuenta la realidad sanitaria de la región Puno.
La certificación oficial del curso está a cargo del Instituto de Educación Superior Tecnológico Antenor Orrego Espinoza, aval académico de esta capacitación.
La capacitación estuvo a cargo de los profesionales de la Diresa Puno, por lo que su titular Luis Maldonado, participó en la clausura.
El curso lo clausuró el general de brigada EP Jaime Reynaldo Llanos Barrón, jefe de la 4ta Brigada de Montaña.

Edición digita

Anuncia aqui
Via Whatsaap