La Fiscalía de la Nación entregó los restos óseos correspondientes a 58 víctimas de la violencia interna que azotó el país entre los años 1980 y 1990 en una ceremonia en la Basílica Catedral de Ayacucho.

.

La actividad fue encabezada por la fiscal superior, coordinadora de las fiscalías especializadas en delitos de terrorismo y derechos humanos, Luz del Carmen Ibáñez Carranza y participó la ministra de Justicia y Derechos Humanos, María Soledad Pérez Tello.

.
.
Los restos corresponden a ciudadanos que fueron víctimas de ejecuciones extrajudiciales y desaparición forzada por parte de Sendero Luminoso y miembros de las Fuerzas Armadas entre 1983 y 1990, en diversas localidades ayacuchanas.
.
.
Entre ella, Huamanga, Huanta Cangallo, Iquicha Chuqui Huanta, Tantarnilloc Hualla, Chungui ccasa, Pallcas, Mukllureqcucho Paccha, Waqramarca Hualla, Putucunay, Belen Chapi, Chungui, Ramos Pampa Sivia, Chontaca Acocro Huamanga, Cabitos Huamanga, Anchihuay Sierra Anco, Santa Rosa Chiara, Ayahuanco, Accomarca y Vilcashuamán.
.
.
La entrega de los restos a sus familiares en la denominada “Ceremonia reparadora y acto fiscal de restitución de restos humanos”, fue posible tras el proceso de identificación antropológica al que fueron sometidos por el Equipo Forense Especializado del Ministerio Público, cuya labor demandó ocho años de trabajo especializado entre los años 2009 y 2016.

Edición digita

Via Whatsaap
Anuncia aqui