foto-grande

Puno. El ‘canillita’ más querido de la ciudad de Puno, Prudencio Ramos Canaza, cumplió el pasado 4 de noviembre 50 años culturalizando e informando a la población a través de la venta de diarios, periódicos y revistas.
‘Don Prudencio’, así como lo llaman cariñosa y respetuosamente, nació el 28 de abril de 1949, en la comunidad de Cuturi Yanicu, distrito Arapa (Azángaro). Hasta quinto de primaria estudió en el Núcleo Escolar Campesino Nº 854 de Arapa, el sexto grado lo concluyó en la Gran Unidad Escolar San Carlos de Puno, sección nocturna, ciudad a donde tuvo que mudarse para seguir la secundaria.
Prudencio Ramos, en vista de que no contaba con recursos económicos para mantenerse mientras estudiaba, a los 17 años, el 4 de noviembre de 1966 en las celebraciones centrales de la fundación de Puno, inició la labor de ‘canillita’ vendiendo el diario “Eco”.
Pero emprender este oficio no lo distrajo de los estudios, por ello, al concluir la secundaria obtuvo una beca con la cual ingresó a la Facultad de Ingeniería Económica en la Universidad Técnica del Altiplano, ahora UNA (Universidad Nacional del Altiplano). Sus ganas de superación lo condujeron también a estudiar Ciencias Contables y Ciencias de la Educación, en la especialidad Ciencias Sociales, en esta último se especializó en Historia y Geografía, luego hizo su maestría en Lingüística Andina y Educación.
SU LEGADO
Los logros académicos no son lo único que podemos resaltar de ‘Don Prudencio’, pues durante su trajín como ‘canillita’ escribió cuatro libros; Regionalización del Perú, José Carlos Mariátegui, Historia de la Provincia de Puno y Candelaria Fiesta de Fiestas. Y aún tiene como 20 libros para publicar, lo que espera concretizar con el apoyo de las autoridades.
“Fuerza de voluntad a todos aquellos que trabajan de día y estudian de noche, ellos deben ser valorados… sí se puede…”, acotó nuestro querido ‘canillita’.
HOY EN DÍA
Actualmente, a sus 67 años de edad, Prudencio Ramos sigue recorriendo las calles vendiendo sus diarios y periódicos, también tiene un pequeño puesto en el parque Pino, el cual lo atiende preferentemente en la tarde.

Edición digita

Via Whatsaap
Anuncia aqui