Caylloma. ¿La naturaleza está ensañándose con Caylloma? No puedo evitar hacerme esa pregunta. Las autoridades y pobladores también quieren una respuesta. Hace cuatro meses (14 de agosto) un sismo de 5.3 grados en la escala de Ritchter remeció al valle del Colca. Desde entonces, Corina González junto a su esposo y su hijo ya no pueden dormir en paz.

.

A cuatro meses del sismo, aún se instala módulos de vivienda.

A cuatro meses del sismo, aún se instala módulos de vivienda.

.

.

Su casa terminó rajada por el movimiento y quedó inhabitable. Días después demolieron la vivienda. “Esa noche todo se movía. Fui por mis vecinos ancianitos a ayudarlos. Tuvimos que dormir a la intemperie”, recuerda. Ahora, entre los escombros de su casa hay un módulo de vivienda que el Ministerio de Vivienda le entregó.
Pero los constantes sismos no es lo único que preocupa a Corina. Una nube gris que se aprecia incluso desde Yura, en Quiscos, se extiende sobre Caylloma.

.

 

Cenizas del volcán Sabancaya están por doquier.

Cenizas del volcán Sabancaya están por doquier.

.

.

Sabancaya activo

.

El domingo 6 de noviembre el volcán Sabancaya -que se ubica en medio del valle y a 70 kilómetros de la ciudad de Arequipa- reinició su actividad volcánica luego de 18 años de estar dormido. “Ahora me preocupa el volcán, está emanando cenizas. Esto malogra las plantas, daña a nuestros animales”, cuestiona preocupada.

.

Según los reportes del Instituto Geológico, Minero Y Metalúrgico (Ingemmet), ayer se registraron más de 3 explosiones y las fumarolas alcanzaron 4,000 metros de altura. Las cenizas expulsadas por el coloso se expandieron a 50 kilómetros afectando a los distritos de Achoma, donde vive Corina, Yanque, Maca, Chivay, Coporaque, Ichupampa, Madrigal, Lari, Pinchollo, Tuti, Callalli, Sibayo y Huanca.

.

Justamente, los primeros siete distritos también fueron declarados en emergencia por los daños materiales y decenas de damnificados que dejó el sismo. Ellos aún esperan el apoyo del Estado.

.

Necesitan mascarillas

.

Nora Oscasorio camina por la plaza del distrito de Achoma llevando de la mano a su hijo Dayiro, de 4 años, que usa una marcarilla para evitar inhalar las cenizas que llueve como finas partículas de papel quemado. “Tuve que comprar una para mi niño por pedido de la profesora. Hace dos días está cayendo la ceniza”, cuenta.

.

Pasa que si las cenizas se inhalan, ingieren o ingresan a los ojos pueden generar daño a la salud por los compuestos químicos (Silicato). Además, la ceniza amenaza con malograr las más de 2 mil hectáreas de cultivos.

.

Niños usan mascarillas para no inhalar cenizas expulsadas del volcán Sabancaya, porque puede afectar su salud. Los adultos aún no reciben apoyo.

Niños usan mascarillas para no inhalar cenizas expulsadas del volcán Sabancaya, porque puede afectar su salud. Los adultos aún no reciben apoyo.

.

.

Pero en Achoma se agotaron las mascarillas y ayer recién el Gobierno Regional entregó una dotación de 45.

.

La gobernadora regional Yamila Osorio, durante su visita al distrito, dijo que adquirirán 10 mil 500 mascarillas más, por S/150 mil, para distribuir a la población afectada. Se estima que al menos 10 mil personas resultarían afectadas por el coloso. “Somos una región bien golpeada realmente (…) Vamos a solicitar la declaratoria de emergencia para acceder a más fondos”, explicó la autoridad.

.

Reconstrucción

.

La máxima autoridad de la región llegó acompañada del ministro de Vivienda, Édmer Trujillo; de Cultura, Jorge Nieto; y de Comercio Exterior y Turismo, Eduardo Ferreyros. Las autoridades, que visitaron Achoma para inspeccionar el proceso de reconstrucción de Caylloma, se toparon con la sorpresa de la emanación de cenizas.

.

El titular de Vivienda dijo que se invertirá S/ 160 millones para la recuperación: S/ 120 millones para la reconstrucción de 2,700 viviendas, S/ 30 millones para el reforzamiento de 1,300 casas y más de S/ 6 millones que se viene invirtiendo para las instalación de más de 600 módulos de vivienda. Calculó que la etapa de reconstrucción empezará en diciembre y concluirá en 2017. Caylloma quiere resurgir de las cenizas.

.

Edición digita

Via Whatsaap
Anuncia aqui