3a

Puno. Con un bloqueo de la vía Puno-Juliaca (Yanamayo) y una masiva marcha hasta el centro de la Ciudad Lacustre, unos mil 200 docentes de la Universidad Nacional del Altiplano (UNA) radicalizaron la huelga indefinida que emprendieron desde el pasado 27 de octubre.
Desde cátedras a plena luz del día en la Plaza de Armas hasta una huelga de hambre, son las próximas medidas radicales que advierten optar los profesores universitarios, por lo menos hasta que el gobierno central se digne en conformar una mesa de diálogo para atender su pliego petitorio, informó el subsecretario general del Siduna (Sindicato de Docentes de la UNA), José Damián Fuentes López.
Estas nuevas estrategias de lucha se determinarán en una asamblea nacional de delegados que se llevará a cabo en Lima este viernes.
NO HAY AVANCES
Fuentes López lamentó que a 20 días de huelga, el Gobierno hasta la fecha haga ‘oídos sordos’ a las exposiciones que incluso ya hicieron muchos congresistas de varias bancadas para reivindicar al docente universitario. “El ejecutivo hace oídos sordos a las exposiciones que los congresistas, en forma oportuna, han realizado”, dijo.
EL SEMESTRE
Por su parte, el rector de esta casa de estudios, Porfirio Enríquez Salas, en relación a la culminación del II Semestre Académico 2016, afirmó que con esta huelga se ampliará hasta enero del 2017. “Hemos hablado con el sindicato y nos han garantizado que se culminará el semestre. La ampliación de labores puede ser todo enero, incluso hasta más”, dijo.
No obstante, la autoridad universitaria descartó el receso del semestre por cuanto posiblemente la huelga de catedráticos sea levantada el 30 de noviembre, fecha en la que se aprobará el presupuesto nacional 2017. “Pensamos que esta huelga se prolongue hasta el 30 de noviembre porque ese día se aprueba el presupuesto nacional”, indicó.
Enríquez Salas acotó su solidaridad con la lucha de los catedráticos, por cuanto consideró justa.

Edición digita

Anuncia aqui
Via Whatsaap