fical-angel-lima-condori-xxx

Puno. Si bien las relaciones sexuales de una persona competen a su vida íntima y privada, dejan de serlo cuando esta invade el terreno público o si atañe el cargo que desempeña, en este caso el de un fiscal, que como magistrado debe guardar una vida decorosa y ejemplo para la sociedad.
La noticia en cuestión recoge una grave denuncia que hace C. R. M. F. (21), quien acusa al representante del Ministerio Público de Moho, Ángel Vicente Lima Condori, de haberlo ultrajado sexualmente cuando tenía 17 años. Las relaciones contranatura se habrían hecho constantes, bajo amenazas arteras y durante el tiempo en que el muchacho estudiaba Derecho en la Universidad Privada Néstor Cáceres Velásquez (UANCV), donde, para variar, el acusado resultó ser docente de algunas materias.
El joven, al que llamaremos Cristian, nos dice haberse quejado anteriormente ante la Fiscalía, pero que jamás prosperó. Empero el último 8 de noviembre en la tarde, presentó su queja ante el Órgano de Control Interno del Ministerio Público en Puno, porque, según narra, en el mes de agosto de este año, “el fiscal quejado me ha estado llamando desde su celular 950044… pero yo no contestaba porque yo no quería saber absolutamente nada, y a veces me decía cosas para ir a tomar y luego mantener relaciones sexuales, tanto a mi celular como por el Facebook, estos mensajes los hago alcance en este acto…”.
El muchacho narró con lujo de detalles aquel acto en el 2011, que luego se convertiría en tórrido romance. Un cuarto del fiscal ubicado en la esquina del jirón Los Incas con la avenida El Sol, en la ciudad de Puno, y la oficina de abogado en la ciudad de Juliaca, serían ciegos testigos. “Siempre me amenazaba que le iba a decir a mis padres o todos mis familiares con que yo era gay, y yo por miedo iba donde él, y no cuente…”.
Prosigue que la relación se tornó interminable, y que por más que intentó acabarla en el 2013 y 2014, no pudo. “Eso fue una constante, siempre me amenazaba… yo opté por alejarme… me alejé hasta el 2014, no sé cómo conseguía mi número… Me decía que me va a poner como practicante en la Fiscalía y Poder Judicial, decía que tenía amigos fiscales y yo no iba, siempre me llamaba, yo no iba”.
SU PADRINO…
Este episodio se torna en manipulación cuando, según cuenta Cristian, en el 2015 el fiscal se convierte en su padrino de imposición de códigos en la universidad, donde ya era su docente. “Me amenazaba con desaprobarme, si no iba a ir donde él, ya sea en su oficina o donde estaba tomando. Incluso llevé un curso de cargo (él me jaló), eso porque yo no accedí a sus insinuaciones de mantener relaciones sexuales. Una vez me dijo, “‘ven a tomar y yo cambio las actas y te apruebo’. Yo accedí…”
VULGARIDAD Y CELOS
La queja abunda en cómo el magistrado lo embriagaba sistemáticamente para luego abusar de él, y que las veces que se consumó el acto contranatura fue en estado casi o completamente inconsciente. Hasta que este año, esto pasó a lindar con la obsesión, lo cual asustó al muchacho.
El fiscal también trabajaría en la Municipalidad Provincial de Juliaca. De acuerdo a la versión del muchacho, el 16 de febrero ingresa a una plaza en el Terminal Terrestre y Lima Condori se atribuye el logro, lo obliga a beber y también abusa de él. La decisión de acabar con esto, aflora amenazas y vulgaridad. “Me amenazaba con hacerme botar del trabajo, igual voy a hacer con tu mamá…”, en el relato se describen obscenidades, y celos con sus compañeros de trabajo.
“Creo que me ponía algún somnífero para luego ya estar mal y abusar de mí. Similar actitud hizo con mi compañero de la universidad (…) y me envió una foto donde me decía ‘todo lo sé Cristian, con tu marido me acosté’”.
El joven denunciante entregó su celular a los fiscales de OCI para que se corrobore los mensajes enviados por el fiscal, así como las conversaciones por Facebook y whats app.
LE QUITAN CONFIANZA
Voceros del Ministerio Público confirmaron a Sin Fronteras sobre esta grave queja, y dijeron que apenas se tomó conocimiento se le retiró la confianza. “El fiscal ha renunciado, es probable que estos días se le separe del cargo…”.
Este medio marcó el celular del fiscal. Al otro lado de la línea nos contestó un varón quien negó ser el aludido fiscal. ¿Con quién hablo, quién es usted?… No. No, equivocado, responde tras nuestra identificación.

Edición digita

Anuncia aqui
Via Whatsaap