img_8246

Puno. Los incendios forestales atemorizan el territorio altiplánico. Los hombres de rojo casi a diario son llamados a controlar voraces incendios que afectan grandes hectáreas de pastizales y totorales que son vitales para la sobrevivencia de diversos animales. El tema es cuestionable ya que varios comuneros manifiestan que la quema de pastizales lo hacen para obtener pastos nuevos. Sin embargo a muchos de los pobladores que hacen estas prácticas se les va de control y se inicia lo que pareciese un verdadero infierno. En ocasiones los incendios forestales han causado daños materiales a viviendas y otras produjeron severas quemaduras a personas.
Las zonas de mayor registro de incendios forestales son Totorani, Isla Los Uros, Yanamayo, Huerta Huaraya, pampas de Laraqueri, entre otros sectores más.
Uno de los incendios forestales más devastadores registrados en nuestra región, fue el que se registró hace como una semana en los sectores de Yurakmayo y Vizcachani, pertenecientes al distrito de Pucará, en la provincia de Lampa, donde las llamas de fuego afectaron más de 25 hectáreas de pastizales. Los bomberos demoraron cinco días en apagarlo.
En este sentido, los bomberos hacen el mayor de sus esfuerzos por controlar este tipo de incendios. En este último fin de semana en la ciudad de Puno, los hombres de rojo trabajaron por más de 4 horas para apagar un voraz incendio en el sector de Totorani.
Ante toda esta problemática, en la que se incluye la escasez de agua, brigadistas de México y Venezuela, llegaron al Perú, específicamente a la región norte de Lambayeque. Estos especialistas capacitaron a miembros de la Policía Nacional del Perú y del Ejército peruano en temas de control y extinción de incendios forestales.
En lo que va del año, se registraron al menos 96 incendios, de las cuales 26 fueron forestales de gran afectación en las zonas de Ollachea, Carabaya y Cuyocuyo en Sandia.

Edición digita

Anuncia aqui
Via Whatsaap