sequia-puno

Puno. En medio de la peor sequía de los últimos 25 años y tras la declaratoria de emergencia en Moquegua, el bajo caudal del río Ilave forzó a decretar el racionamiento de agua para 50 barrios de la ciudad de Ilave.
Por otro lado, entre la población del sur de la región existe el recelo sobre el uso de las aguas de los ríos Mauri, Wenque y otros, además de la exigencia de que los centros poblados Anccomarca y Challapalca definan su situación geográfica.
Este es el panorama presentado por el dirigente Bernabé Ordóñez.
Estimaciones realizadas por el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) en setiembre de este año detectó una anomalía hídrica de – 32 % en este río, lo cual muestra la magnitud de la carencia del líquido elemento.
Estos efectos también se han hecho notar en otras ciudades del norte, como en Juliaca, donde existe el reclamo de que los agricultores de la zona usan el agua de consumo urbano lo cual está ocasionando problemas en el suministro de agua potable.
Los reportes y denuncias sobre interrupción de abastecimiento de agua también se han hecho frecuentes en la ciudad de Puno donde también se empieza a vivir un ambiente de crisis.

Edición digita

Via Whatsaap
Anuncia aqui