foncodes

Una denuncia destapa indicios de hurto sistemático de cientos de soles en combustible cometido por el jefe zonal del Fondo de Cooperación para el Desarrollo Social (Foncodes), Lucio Ticona Carrizales, quien desplazó de su puesto de trabajo al hombre que lo denuncia y despidió al testigo clave de su presunta fechoría.

LOS HECHOS
Este 17 de setiembre, luego de una comisión de servicio, Arturo Ricardo Araca Sosa, conductor del Fondo de Cooperación para el Desarrollo Social, arribó a las instalaciones de esa institución con 4 bidones de combustible cargados en su camioneta, (habían sobrado porque no pudo completar su itinerario).
De esos 4, uno estaba vacío y 3 estaban llenos de combustible. Era un 17 de setiembre, le correspondía descansar y se fue. Dos días después, cuando regresó a su centro de trabajo se encontró con que 3 de los cuatro bidones anteriormente colmados, estaban a medio llenar.
Faltaban de 8 a 9 galones de combustible gasol 80 a trece soles cada uno, es decir 100 soles, como si nada.
No era la primera vez. El denunciante cuenta que el 26 de agosto el jefe le pidió 16 galones de combustible para salir en comisión. Irregularidad a parte, el conductor le dio un vale por esta cantidad y cuando volvió de su descanso 3 días después, se encontró con que el kilometraje de su camioneta estaba intacta; es decir, que el jefe de nuevo desapareció 203 soles en combustible como si nada.
Esta es una práctica común en dicha institución afirman fuentes de Sin Fronteras, sin embargo, el denunciante solo se atreve a denunciar estos dos casos con sus respectivas pruebas pues, comprensiblemente, nadie documenta cuanto hace en su trabajo.

DECISIÓN
El conductor Arturo Araca Sosa explica que tuvo que documentar su denuncia por el respectivo temor de que sea él quien responda a la justicia o administrativamente por el hurto.
Él es quien responde por el combustible usado así como el estado de la camioneta y si no denunciaba sencillamente hubiera quedado como chivo expiatorio si se descubren los robos.

PROTEGIENDO AL JEFE
El denunciante, en primera instancia solicitó la verificación del cuaderno de ocurrencias (anotaciones de todo cuanto pasa de parte del personal de seguridad), pero, paralelamente, obtuvo la copia de ese cuaderno. Es ahí donde figura el nombre del director.
A pesar de ello pasó más de un mes sin que se haga la respectiva diligencia.
De igual manera, se solicitó al administrador de esta institución alguna respuesta. Lo único que recibió a cambio es su rotación de conductor a guardia de seguridad. “Trabajo en Juliaca pero me obligan a firmar mi entrada y salida en Puno”, dijo el denunciante.

EL DIRECTOR
Sin Fronteras buscó una entrevista con Lucio Ticona. Quien escribe contactó vía celular con el jefe de Foncodes y alcanzó a identificarse como periodista, sin embargo, cuando se le explicó el tema surgieron aparentes “problemas de comunicación”, tras lo cual se colgó; se insistió con la llamada, pero el celular aparecía como desconectado. Se insistió con la llamada pero no se obtuvo respuesta alguna del susodicho.

Edición digita

Via Whatsaap
Anuncia aqui