4b

Puno. La huelga de hambre de los docentes de la Universidad Nacional del Altiplano (UNA), emprendida desde el lunes pasado, se trasladó al corazón mismo de la ciudad de Puno (al pie del templo San Juan) para hacer sentir aún más su voz de protesta en relación a la homologación de haberes que exigen desde hace más de un mes.
El subsecretario general del Siduna (Sindicato de Docentes de la UNA), José Damián Fuentes López, indicó que pese a que se logró la aprobación de un incremento en el presupuesto de la universidad pública, la situación remunerativa de los docentes universitarios no está clara.
“Los docentes por ello exigimos se emita un decreto supremo, en donde se considere el cómo y en qué cantidades se efectivizará los incrementos en nuestros haberes”, precisó.
En dos grupos se dividieron los catedráticos para sostener su huelga de hambre.

Edición digita

Via Whatsaap
Anuncia aqui