Agencia. Un estudio publicado en la revista Nature ha desmentido la versión largamente aceptada que atribuía a Gaëtan Dugas, un auxiliar de vuelo francocanadiense homosexual, el haber introducido el VIH/Sida en los Estados Unidos a inicios de los ochenta. De hecho, la investigación afirma que el mal llegó a la nación norteamericana en la década anterior.

.

Los primeros casos registrados de la enfermedad en Estados Unidos surgieron en 1982, en California. Tres hombres gay que eran tratados por sarcoma de Kaposi, un extraño tipo de cáncer de piel, coincidieron en señalar que en algún momento de sus vidas habían tenido relaciones sexuales con Dugas. Así, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de ese país dieron con Dugas, en Nueva York, donde también era tratado por el sarcoma de Kaposi.

 .

La epidemia de inmediato fue relacionada, erróneamente, con el sexo entre homosexuales y Dugas fue llamado el ‘paciente cero’, por ser quien, supuestamente, inició el brote. Pero el análisis de muestras de suero sanguíneo con VIH que datan de hace más de cuatro décadas, motivo de la publicación del estudio, demuestra que el virus estuvo circulando en Norteamérica desde al menos 1970 (cuando Dugas apenas tenía 17 y era un estudiante de secundaria) y que la enfermedad llegó al continente a través del Caribe, desde África.

.

Richard McKay, historiador de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), explica que ya existían varias sombras sobre la idea del “paciente cero”, a la luz de indicios sobre que el mal ya había entrado en América del Norte en varias ocasiones. Para aclarar el asunto, el equipo dirigido por McKay y el biólogo evolutivo Michael Worobey de la Universidad de Arizona, en Tucson, recogió más de 2.000 muestras de suero de hombres homosexuales en 1978 y 1979, obtenidas en clínicas donde los pacientes pasaron pruebas de hepatitis B. Los investigadores encontraron en tres muestras de San Francisco y cinco de Nueva York suficientes huellas genéticas de VIH para delinear secuencias.

.

Al analizar las secuencias genéticas, se evidenció que eran similares a las cepas de VIH presentes en el Caribe, en particular Haití, a principios de 1970. No obstante, las cepas estadounidenses eran diferentes entre sí, lo que sugiere que el virus ya había estado circulando y mutando en San Francisco y Nueva York desde 1970 aproximadamente, de acuerdo con los cálculos del equipo.

.

De hecho, el análisis de la propia sangre Dugas, afirma Worobey, mostró que la cepa del VIH que lo mató no coincidía con la de los otros casos. “Simplemente, no hay evidencia de que él no fuera una más de las personas que ya estaban infectadas antes de que se descubriera la existencia de la enfermedad”, dice Worobey. El estudio es una lección para el futuro sobre lo científica y éticamente difícil que es identificar a un “paciente cero”, dice McKay.

.

En la actualidad, 36,7 millones de personas viven en todo el mundo con VIH, de acuerdo con Aids.gov. De este total, el 5% (1,8 millones) son niños. La investigación sobre el origen y la eventual cura y prevención efectivas de este mal sigue siendo un pendiente para esta población, cuya vasta mayoría habita en países de escasos recursos.

Edición digita

Anuncia aqui
Via Whatsaap