Esteban Quispe tan solo tiene 18 años, pero lleva fabricando robots desde que tenía apenas 8. “Ya he creado 23. Ahora estoy trabajando en el número 24. Será un robot que podrá tener usos en agricultura”, le cuenta a BBC Mundo.

.

Lo dice seguro, confiado. El entusiasmo se percibe en su voz. Y no es para menos: su nombre está comenzando a sonar con fuerza dentro y fuera de las fronteras de su país, Bolivia.

.

Desde su pequeño taller en un pueblo del municipio de Patacamaya, al sureste de La Paz, Esteban da vida a sus creaciones.

.

“Mi taller es un simple cuarto, aunque ahora lo he ido mejorando. Desde allí investigo cada componente y voy haciendo los circuitos. Ya le puse el suelo de cemento. También soy albañil, entre otras muchas cosas”, explica.

.

El proyecto en el que Quispe trabaja en la actualidad, es denominado ‘WALL-E’ y se caracteriza por ser desarrollado a partir de la basura, material al que debió recurrir por “necesidad”, por no tener dinero para acceder a “materiales nuevos”.

.

“No lo tenía, así que empecé a buscar soluciones. Aquí, en el basurero la gente siempre deja todo tipo de cosas”, contó el joven de la comunidad aimara quien, reconoció, se electrocutó “varias veces”.
.

Gracias a esta búsqueda, WALL-E, que evoca al personaje de la película de Disney y Pixar, está hecho con planchas de lata, hierro y otros metales, además de “todo tipo de aparatos electrónicos: desde computadoras hasta impresoras, teléfonos fijos y celulares”. En su fabricación, Quispe tardó un año, y en la actualidad trabaja en el desarrollo de una nueva versión.

..

“Hacerme famoso no era mi objetivo, pero sí uno de mis sueños”, confiesa. Hoy día, además de fabricar robots, se dedica a enseñar a otros a comprender cómo funciona la informática.

.

Aprendió de forma autodidacta, poniendo nombres a los componentes con palabras que, en su Bolivia rural, le resultaban familiares – arvejas, lentejas o quinoa- “según la forma de cada uno”.

.

 

“La tecnología está escrita en un idioma complicado. Muchas personas no lo entienden. Yo lo hago simple para que chicos la entiendan”, dice Esteban. Además de la enseñanza, entre sus proyectos de futuro también está la política. Y cuenta que incluso le gustaría, algún día, optar a la presidencia de su país.

.

Me gustaría aportar a mi comunidad con tecnologías verdes y llegar a las zonasrurales donde no alcanza la energía. Con eso cambiamos el mundo”, explica. “Gracias a la corriente inalámbrica, las áreas rurales tendrán acceso a telefonía y a internet”. En un futuro, no descarta participar de la vida política y aspirar a la Presidencia de su país.

.

 

(Fuente: BBC)

Edición digita

Buscas casa

Publicidad