El histórico sismo que devastó grandes áreas del norte de la región, también creó una presa natural por la caída de un enorme farallón (roca) en el curso de un río y agrietó una represa, creando un peligro adicional para los pobladores que viven cerca al lugar de los hechos.
La presa dañada es la de Saguanani (Ocuviri, Lampa) y presenta una fisura que con toda probabilidad la ha inutilizado. El director de Defensa Civil en Puno, Javier Pampamallaco, explicó que la grieta atraviesa ambos lados de la presa y que podría representar un grave peligro si es que las lluvias continúan y acumula agua (y por lo tanto presión ) detrás del dañado bloque de concreto.
A varios kilómetros, en la cuenca del río Jatun Ayllu (Ocuviri) un enorme farallón (roca de considerable volumen) cayó a una parte estrecha del cauce creando una presa natural.
Según las estimaciones del Instituto de Defensa Civil, dentro de poco la pared formada con el derrumbe no dejará pasar el agua para comenzar a acumular agua hasta 100 mil metros cúbicos con una profundidad de hasta 15 metros, es decir, una pequeña laguna. Otra posibilidad es que el agua humedezca una pared empinada y cauce otro derrumbe que ocasionaría un desembalse brusco con consecuencias catastróficas para la población que vive río abajo.

LA INFORMACIÓN
En una reunión llevada a cabo ayer en la mañana en la sede del gobierno regional, el subgerente del Centro de Operaciones de Emergencia Regional, Germán Quispe, reconoció que hay varias zonas rurales de las que aún no se tienen datos.
Un representante del pueblo de Orduña (Santa Lucía, Lampa), manifestó que la mitad de su pueblo está derruido pero que nadie se acercó a constatarlo.
De acuerdo a la observación de Pampamallco, ayer ya se debería dejar de usar cifras preliminares, sin embargo, el informe sustentado por el COER fue con ese tipo de datos.
Otra de las observaciones fue dada por los representantes del Ejército y Salud quienes llamaron la atención sobre la falta de información acerca de los lugares que necesitan de apoyo.

DECLARATORIA
En base a la información presentada se hizo el petitorio para declarar a Lampa en estado de emergencia. El representante de Defensa Civil, acotó que se deben incluir los peligros que representan la formación de la presa natural así como la rajadura en la otra.
En la reunión se concluyó que la ayuda humanitaria está resuelta y se entregaron casi 120 mil soles en buzos, frazadas, picos, comestibles, entre otros.
Existen 169 familias que se quedaron sin hogar y están alojadas en tambos o descansando en carpas provisionales. El objetivo es conseguir módulos prefabricados para que ellos tengan un hogar, se explicó. “Ellos no pueden seguir durmiendo en carpas o en otros lugares”, se puso en claro.y

Yura

Edición digita

Canal Universal