Juliaca. Humilde madre de familia refugiada en el Centro de Emergencia Mujer de San Román, identificada como Nelly Amelia Quispe Zamata, denunció al ingeniero y maestro de obra de la empresa Consorcio San Román, que ejecuta la obra del albergue para personas con problemas mentales en Juliaca, haberla despedido solo por no consentir algunos caprichos y/o citas de estos trabajadores.
Dijo que tanto el ingeniero como el maestro de obra, en reiteradas oportunidades la habrían acosado, exigiéndole que los invite a comer o salir a beber, lo que no fue aceptado por ella; lo que sería el motivo para despedirla sorpresivamente de su puesto de trabajo el pasado 19 de noviembre.
Manifestó que ella laboraba en el área de guardianía y seguridad desde el 12 de octubre al 19 de noviembre, ganaba 40 soles por jornal (noche); sin embargo, no le habrían pagado por su trabajo de los 17 últimos días antes de que sea despedida.
“El ingeniero Ciro me decía cuándo me vas a invitar a almorzar y yo le decía no puedo salir porque soy refugiada y un día le he dado 40 soles para su almuerzo. Lo mismo hacía el señor Rosendo (maestro de obra), yo le decía no puedo tomar y un día me obligó a invitarle gaseosa y cerveza”, dijo.
Ella ahora lo único que exige es el pago de sus remuneraciones de los 17 días que se le adeuda. Además pide que este pago sea como actualmente lo están haciendo con la persona que entró a laborar a guardianía que estaría ganando 60 soles por jornal.

inmobiliaria
vitplanet

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad