Puno. Soportar el olor nauseabundo y fétido al transitar por la primera cuadra de la avenida Sesquicentenario del barrio San José, a la altura del edificio de Postgrado de la UNA Puno, es casi imposible. En el frontis de esta institución hay grandes montículos de escombros y basura e incluso algunos ciudadanos han cometido la irresponsabilidad de botar animales muertos (perros, gatos).
Por la cantidad de residuos sólidos dispersados en toda el área, se ve gran cantidad de aves (palomas) y perros que se la pasan buscando desechos. Por los cambios climáticos este lugar se ha convertido en un muladar.
Recordemos que, hace un tiempo los transeúntes y vecinos del barrio, solicitaron la intervención urgente de la Gerencia del Medio Ambiente de la Municipalidad Provincial de Puno, para que efectúen la limpieza, asimismo coloquen un letrero de advertencia; sin embargo al parecer los trabajadores de esta oficina hicieron oídos sordos.
Con el transcurrir de los meses, este espacio público lo han convertido en una botadero de escombros y basura y esto se va extendiendo como lo pueden ver en la gráfica.
“Hemos hecho el llamado a la oficina encargada de la limpieza en reiteradas oportunidades para que hagan la recuperación de ese terreno, pero nadie hizo ni dijo nada; lamentamos que no tengamos funcionarios capaces”, expreso, Rosa, una moradora del barrio San José.
La vecina comentó que en la iluminación del alumbrado público en las noches es deficiente y los ciudadanos de otros barrios aprovechan la oscuridad para depositar sus desperdicios en el lugar. “En el día no permitimos que boten su basura ahí…nuestros hijos y algunos visitantes corren el riesgo de adquirir enfermedades infectocontagiosas”, dijo.
Finalmente, vuelve a pedir a la Gerencia del Medio Ambiente verificar, limpiar y fiscalizar el lugar.

La Joya
El Abasto

Edición digita

La Joya alteral