Sin Fronteras recogió indicios de la existencia de una auténtica “red de buitres” que lucran con los cadáveres de los pacientes que expiran en los principales nosocomios de la ciudad de Puno.
Esta presunta red involucra al segundo en el poder de la Red Asistencial de EsSalud Puno, René Marcial Aguilar Mamani, quien ostenta en cargo de jefe de la Oficina de Administración desde fines de octubre de este año luego de desempeñarse como jefe de la Unidad de Asesoría Jurídica.
El aludido es hermano de Ana Aguilar Mamani, quien es servidora del CAP Metropolitado en la sección de Admisión, es decir, puesto desde donde tiene acceso a historias clínicas, teléfonos de familiares y otros datos sobre los pacientes que están a un paso de la muerte.
¿Coincidencia? Cabe recordar que Sin Fronteras reveló que esta trabajadora también es propietaria de la funeraria Santa María y es en ese lugar donde ofreció agilizar el trámite, identificándose como trabajadores del Metropolitano, para un supuesto moribundo ofrecido como carnada por este diario.

LA DENUNCIA
¿Será que el cargo del hermano da tanta confianza a la trabajadora? Esta pregunta aflora cuando se examina la denuncia de la enfermera Jackeline Parada Barra, quien en julio de este año envió una carta a la coordinadora de enfermeras donde revela:
“(la señora Ana Melva Aguilar) hace uso y abuso de ingresar y salir cuando desea de nuestro servicio y al hospital general, no sé con qué autorización al menos cuando hay fallecidos (…) se atribuye levantar la voz a los familiares y a otras funerarias (…) indicando que tiene un convenio con el Hospital III de EsSalud Puno y que es la única que puede atender a todos lo fallecidos”.
Luego, la enfermera revela el macabro motivo de su denuncia: “…y no solo eso, se ha tomado la libertad de difamarme ante familiares de pacientes fallecidos (indicando) que mi persona desconecta a los pacientes para que fallezcan y luego comunicar a funerarias para mi negocio”.
Este incidente no sería el único en su tipo. La trabajadora habría usado el nombre de su hermano varias veces.
Sobra decir que la denuncia llegó a manos del gerente de esa institución, Jesús Cáceres, pero nunca prosperó y en la actualidad la cuestionada trabajadora sigue en su lugar.

EL “SOCIO ÍNTIMO”
Aunque actualmente niega que sea su esposo, cabe señalar que Alcides Mamani Carita, pareja de la trabajadora,trabaja en el área de Estadística del Hospital Manuel Núñez Butrón (¿otra casualidad?), lugar desde donde también tiene acceso a datos, teléfonos de su “material de trabajo”.
Trasendió que la trabajadora además echó mano del Programa de Atención Domiciliaria (Padomi), donde atiende prácticamente a todos los fallecidos que era beneficiados por esta modalidad de servicio.

SILENCIO SEPULCRAL
La cuestionada trabajadora prometió una entrevista a Sin Fronteras luego de negarse a responder sobre el tema vía telefónica, pero esta nunca se dio. Alcanzó a negar su actual vinculo matrimonial con Alcides Mamani y sostuvo que su negocio no es próspero. Por otro lado Sin Fronteras acudió a oficinas de la Red Asistencial donde el actual gerente Jesús Cáceres, pospuso la entrevista para hoy lunes.

inmobiliaria
vitplanet

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad