Juliaca. Los pobladores de la comunidad campesina de Orduña, en el distrito de Santa Lucía, provincia de Lampa, no solo sufrieron los estragos del sismo, sino también tienen que lidiar con las nevadas y granizadas que son frecuentes en esta temporada.
Orduña es una comunidad alpaquera situada a 4,800 metros sobre el nivel del mar. Sus pobladores, en su mayoría adultos mayores y niños, el 1 de diciembre fueron sorprendidos por el fuerte movimiento telúrico que afectó sus casas y cabañas, las cuales en su mayoría quedaron inhabitables.

Después del sismo, la comunidad soportó una intensa nevada que cubrió todo a su paso. La población tuvo que improvisar algunas carpas de plástico para ponerse a buen recaudo y soportar el temporal.
El poblador René Cayo fue quien llegó a la ciudad de Juliaca y relató la triste situación que atraviesa su comunidad. Él clama apoyo para sus paisanos, quienes en su mayoría son personas de escasos recursos económicos.
“Primero fue el sismo y después la intensa nevada, necesitamos carpas, calaminas, abrigos, frazadas y alimentos”, señaló el poblador René Cayo.
Dijo que las autoridades de Indeci Puno llegaron a la zona y verificaron los daños. El apoyo que llevaron consistió en palas y picos. De la misma forma, el alcalde distrital, Salvador Alejo Tuncu, llegó a la comunidad y constató el siniestro.

MORTANDAD A ALPACAS
Otra preocupación de la población es la mortandad de alpacas recién nacidas a consecuencia de la nevada y granizada que en esta época es usual y frecuente. “No solo hemos perdido nuestras cabañas, sino también vamos a perder las crías de nuestras alpacas por el frío, necesitamos atención de las autoridades”, exclamó.y

inmobiliaria
fleming

Edición digita

Publicidad