Puno. Mientras en unas dependencias educativas la pelea es por la no rendición de cuentas, en otras ocurren hechos gravísimos, como lo que pasó en la Institución Educativa Cuna Jardín N° 326 Hospital Regional Manuel Núñez Butrón de Puno, sobre una denuncia de maltrato físico y psicológico hacia los niños.

.
Sin Fronteras tuvo acceso a la disposición Fiscal N° 01-2016-MP-DFP-2FPPC, cuyo actuado derivó la Unidad de Gestión Educativa Local de Puno sobre el maltrato físico y psicológico en agravio del menor de iniciales A.E.E.C. en contra de Rosio Heneide Galindo Silva, directora de la mencionada dependencia educativa, y también en contra de Magda Serruto Choquehuanca, docente de aula de 3 años B (de esta última el agravio es hacia otros menores).

.
CONTRA LA DOCENTE
En el documento de la Fiscalía se da cuenta que los padres de familia, en fecha 27 de octubre, indicaron que la docente Magda Serruto tenía antecedentes de haber ejercido violencia y maltrato psicológico, “como amarrarlos a los niños en su aula, gritarles severamente y continuamente y mantenerlos orinados, defecados y golpearlos en sus manos y partes íntimas”.

.
CONTRA LA DIRECTORA
La otra denuncia refiere que el 18 de julio un niño llegó tarde al citado jardín cuando solo paso un minuto, aproximadamente, y le cerraron la puerta.

.
En este caso, el niño no tendría nada que ver con esa tardanza, podría ser de sus padres, pero lo más preocupante es que le genera un trauma, según nos comenta un psicólogo.

.
Aquella vez el niño iba acompañado del padre, el cual puso la denuncia en la Oficina de Control Interno de la UGEL y esta dependencia al parecer solo se limitó a derivar el caso a la Fiscalía pero ¿qué hay de la apertura de una sanción administrativa contra los denunciados?, al parecer nada. En la víspera llamamos al director de la UGEL Puno, Carlos Cornejo, pero no respondió.

El Abasto
La Joya

Edición digita

La Joya alteral