Cercado. La cena navideña tiene por tradición ser un festín de mezclas de alimentos. Se disfruta del pavo o pollo, papas, arroz, panetón, chocolate y el infaltable brindis a medianoche. Este exceso en muchas familias termina en la sala de emergencias de un hospital. Pero existen recomendaciones para evitar una indigestión o cólico.

.
El nutricionista del Centro New Life, Hever Falcón Tomayconza, explica que se puede comer rico y, a la vez, saludable.

.
“A partir de los 20 años es más difícil la digestión de los alimentos. Nuestro cuerpo está acostumbrado a ingerir 800 calorías por comida. Pero en la cena de Navidad consumimos más de 1.500 calorías”, explicó.

.
Este exceso provoca, por ejemplo, que los hospitales tengan exceso de pacientes con dignóstico de indigestión y cólicos vesiculares.

.
El director del Hospital Honorio Delgado, César Molina, explicó que se incrementan en 30% las atenciones del área de emergencia por culpa de los excesos de la cena de Nochebuena.

.
Normalmente atienden a 250 pacientes por día, pero en la madrugada del 25 de diciembre esperan atender a más de 325 ciudadanos.

.
“Por lo menos, para estabilizar al paciente, se requieren dos horas; ese tiempo debería ser utilizado para estar en familia y no en un hospital por comer en exceso”, explicó Molina.

.
Cena saludable

.
El nutricionista Hever Falcón, con más de 13 años de experiencia, dio algunas recomendaciones para disfrutar del festín sin terminar en un nosocomio.

.
“Si vamos a comer a la medianoche, se tiene que esperar dos horas antes de dormir para que la digestión sea la adecuada”, contó.

.
La cena debe ser con una porción del pavo (que es más saludable que comer cerdo o pollo), acompañada de ensalada. Pero se tiene que escoger entre papa y arroz, “no reunir en el mismo plato ambos carbohidratos”, detalló.

.
“Es recomendable pasar para el día siguiente el consumo de panetón y el chocolate, recuerden que ambos productos suman 750 calorías, o sea ya superan las calorías que necesitan nuestro cuerpo”, puntualizó.

.
Asimismo, en el caso de las ensaladas, explicó que es mejor consumir aquellas crudas como el tomate, pepino o lechuga porque tienen más fibra que ayuda a tener una digestión más acelerada.

.
“Las ensaladas cocinas son saludables, pero demoran más en digerirse”, sostuvo.

.
Recuerde, además, que luego de comer puede hacer un brindis hasta con 3 copas de vino espumoso; si excede, el cuerpo puede reaccionar muy mal y el 25 de diciembre lo pasará en cama.

.

La Joya
El Abasto

Edición digita

La Joya alteral