Ocho marineros y sargentos segundos de la Armada de Chile han sido procesados por grabar a escondidas con cámaras de video a seis compañeras y difundir esas imágenes a través de redes sociales.

.

Los uniformados implementaron en la fragata Lynch “un sofisticado sistema” con cámaras espía ubicadas en lugares “estratégicos” —como los ductos de ventilación— para “observar a sus compañeras de armas en la intimidad”.

.

La denuncia llegó hasta la Comandancia en Jefe por la denuncia de varios compañeros y la Fiscalía Naval inició una investigación contra esos integrantes de la tripulación. Por su parte, las afectadas decidieron continuar en el navío.

.

Tres de los implicados están acusados de incumplir sus deberes militares —a pesar de estar al tanto, no comunicaron los hechos a sus superiores—, mientras que los otros cinco podrían haber cometido delitos contra la intimidad. De estas ocho personas, solo una se encuentra detenida.

.

El comandante de la Dirección de Comunicaciones, Leonardo Chávez, lamentó “a nombre de la Armada de Chile” una situación” que rechaza “completamente” y añadió que las autoridades chilenas brindaron “todo el apoyo a las personas que se vieron involucradas o afectadas” y respetan “la privacidad” de “todos los miembros de la institución”.

.

fleming

Edición digita

Publicidad