¿Incapacidad o capricho? Los agremiados al Sindicato de Trabajadores del Gobierno Regional de Puno, nuevamente ingresaron a una paralización de 72 horas exigiendo el respeto a su dignidad como servidores y el cambio inmediato de la gerente de Planeamiento, Presupuesto y Acondicionamiento Territorial de la citada entidad, Juana Guillermina Cañapataña Larico.

DESATENCIÓN
En ese sentido, ayer restringieron la atención al público en las dos sedes del Gobierno Regional, donde los usuarios mostraron su malestar debido a que sus trámites no pudieron cumplirse.

GERENTE RESPONDE
Como se sabe, en la gestión de Luque, a nivel de gerencias, se tiene solamente a una mujer en el cargo de confianza, que esta vez recayó en una trabajadora nombrada, la misma que tiene 27 años de servicio, sin embargo los trabajadores piden su salida cuyos fundamentos, al parecer, no tienen un buen sustento.

Al respecto, Cañapataña respondió a sus compañeros mostrando varios documentos de que los pedidos que tienen los trabajadores no son de su competencia ni del gobernador regional. “No me aferro a la gerencia, es un cargo de confianza cuya decisión debe tomarla el gobernador, pero quiero aclarar con documentos”, expresó.
Señaló que entre los años 2015 y 2016 se derivó escritos al Ministerio de Economía y Finanzas, por ejemplo pidiendo como crédito suplementario la suma de S/ 7 millones destinados al pago de adeudos del D.U. N° 037-94, pero dicha entidad declaró la improcedencia de manera reiterativa.

SINDICATO
Por su parte, el secretario de Organización del referido gremio, Antonio Castillo, dijo que tienen derecho a realizar su paralización, no están queriendo tapar la malversación sino el respeto a la institución.
De igual forma, señaló que otros gobiernos regionales ,como de Cusco, Madre de Dios y otros superaron al GRP.

fleming

Edición digita

Publicidad